El Gobierno lanza señuelos para cazar filtraciones

Trabajo impone el secretismo en la última ronda de la negociación para prorrogar los ERTE. Empresarios y sindicatos evalúan hoy si dan el «sí» a la oferta final para extenderlos hasta septiembre. Se contemplan exenciones similares y se permitirá acceder a las empresas que cierren por rebrotes

Primera sesión de control al Gobierno tras el estado de alarma
La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, durante una sesión en el Congreso tras el estado de alarmaJavi Martínez / Pool Javi Martínez / Pool

La negociación para prorrogar los ERTE del Covid se ha enfangado hasta el punto de que hasta hoy mismo no se sabrá si los agentes sociales dan su beneplácito a la última oferta presentada ayer por el Ministerio de Trabajo. El «escudo social» no puede financiarse eternamente y el departamento de Yolanda Díaz comenzó negando cualquier negociación para dilatar las condiciones de los ERTE por fuerza mayor hasta diciembre, como pretendían los sindicatos y sobre todo los empresarios. Esto motivó un plante de los agentes sociales a la primera oferta para tratar de mejorar el resto de aspectos de la negociación, en particular las exenciones en las cuotas a la Seguridad Social.

Desde entonces, ante los reproches aireados a los cuatro vientos y el baile de cifras filtradas, el Ministerio de Trabajo ha tratado de dar caza con señuelos a quien tratara de telegrafiar la negociación, cada día más empantanada. La pretensión de silenciar a los interlocutores sociales durante la negociación habría llegado al extremo de ofrecer «información diferenciada» a la patronal, a UGT y a CC OO, según han revelado a este diario fuentes de la negociación. Asimismo, se solicitó desde el Ministerio la máxima discreción a los negociadores para evitar airear los desencuentros durante la negociación en los medios de comunicación.

En cualquier caso, ayer tampoco hubo acuerdo ante una mejorada última oferta de Trabajo. El Gobierno confía en contar con el «sí» de los empresarios a la prórroga de los ERTE hasta septiembre después de la negativa de la CEOE a aprobar el documento en la reunión de la mañana y en la que tuvo lugar por la tarde, casi preparatoria para la que mantendrán los agentes sociales a primera hora de hoy. Los empresarios saben que el Gobierno aprobará la prórroga de los ERTE este viernes con o sin su rúbrica. De hecho, no está confirmada la presencia de representación del Ejecutivo en la reunión matutina de hoy. No habrá más ofertas.

El Gobierno considera que la economía ya ha echado a andar y que no existen causas que justifiquen la inactividad total. Sin embargo, ha dulcificado su negativa al excluir a las empresas que se mantengan cerradas y ofrece no hacer desaparecer por completo los ERTE por fuerza mayor total, ya que se contempla incluir a las empresas que tengan que cerrar ante posibles rebrotes o causas de fuerza mayor que impliquen fuertes limitaciones y que, en cualquier caso, deberán ser justificadas en otro expediente.

Respecto a las exenciones, el Gobierno ha mejorado también su oferta a los empresarios, que tendrán unas condiciones más parecidas a las que aún siguen en vigor que a las que presentó el pasado lunes. La oferta anterior para los tres meses de verano otorgaba un ahorro de cotizaciones del 65% para los trabajadores reincorporados y del 40% para los que sigan afectados por el expediente en las empresas con menos de 50 trabajadores, mientras que para las empresas de mayor tamaño la rebaja era del 45% para los activos y del 30% para el resto.

En la última prórroga, las exenciones en mayo para empresas pequeñas era del 85% para los reincorporados (70% en junio) y del 60% para el resto (45% en junio). Las exenciones para las empresas más grandes eran del 60% en mayo para los activos (45% en junio) y del 45% para los inactivos en mayo (30% en junio).