Corredor turístico en Canarias desde octubre para salvar la campaña invernal

Se realizarán PCR en origen y destino para acabar con las cuarentenas, como la que mantiene Reino Unido, uno de los principales mercados emisores

El Gobierno tiene prácticamente listo el plan para crear un corredor turístico específico a las Islas Canarias con el objetivo de salvar la campaña de invierno, la temporada alta. El plan se presentará a la Comisión Europea con el aval de todos los ministros de Turismo de la UE el próximo 28 de septiembre, según anunció la ministra española del ramo, Reyes Maroto, quien especificó que habrá test PCR en origen y destino. “Hoy (estas pruebas) están en la agenda de una manera mucho más robusta de lo que estaban en marzo. Ahora tenemos capacidades y, además, un contexto distinto, de ahí que sean un elemento para salvar el sector turístico”, reconoció en una entrevista al diario tinerfeño “El Día”.

El acuerdo entre el Gobierno canario, el sector turístico insular y el Gobierno central es casi total por lo que respecta a las medidas que incluirán estos corredores. “Necesitábamos que los mercados emisores entendieran que esta puede ser la solución. Empezamos a tener esa buena interlocución con los países emisores y ha cambiado también la percepción en la Comisión Europea en cuanto a protocolos y recomendaciones. Las recomendaciones que se aprobaron en mayo fueron buenas en ese momento, pero la situación en septiembre es muy distinta. Tenemos que convivir con la pandemia, y eso nos lleva a los protocolos, que hay que reforzar, y también a la forma de medir elementos tan importantes como las restricciones de movilidad. (...) Tenemos que convivir, y eso no significa que no podamos irnos de vacaciones, recuperar nuestra normalidad laboral o que los niños y niñas no puedan volver a las aulas”, reiteró Morodo a “El Día”.

El turismo representa el 35% del PIB insular, 16.000 millones de euros, de los que 11.682 millones llegan de Europa.

Restricciones a terceros países

SIn embargo, persisten las restricciones a viajes no esenciales de ciudadanos de terceros países de fuera de la Unión Europea o del espacio Schengen, que se han ampliado hasta el próximo 30 de septiembre con motivo de la crisis sanitaria del coronavirus.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publica este miércoles una nueva prórroga de la orden de restricción temporal de viajes no imprescindibles, aprobada en julio, y que se ampliará hasta las 24 horas del último día de septiembre.

Los países cuyos residentes no se ven afectados por esta orden son Australia, Canadá, Georgia, Japón, Nueva Zelanda, Ruanda, Corea del Sur, Tailandia, Túnez, Uruguay y China.

Se mantiene el cierre, con carácter temporal, de los puestos terrestres habilitados para la entrada y la salida de España a través de las ciudades de Ceuta y Melilla.

Quedan exentos de estas restricciones los residentes habituales en la UE, estados Schengen, Andorra, Mónaco, El Vaticano o San Marino que se dirijan a ese país.

También los titulares de un visado de larga duración expedido por un estado miembro o asociado Schengen que vayan a ese país, profesionales de la salud, investigadores sanitarios y profesionales del cuidado de mayores, personal de transporte, diplomáticos, estudiantes o personas que viajen por motivos familiares imperativos debidamente acreditados, entre otros.

Caídas de hasta el 78% en el sector

El secretario general de la Organización Mundial de Turismo (OMT), de Naciones Unidas, el georgiano Zurab Pololikashvili, ha recordado durante su intervención en la reunión las demoledoras cifras del sector: los escenarios apuntan a caídas de entre el 58 % y el 78 % en las llegadas de turistas internacionales en 2020, un rango muy amplio propio de la incertidumbre que vive el mundo, y que depende de la duración de las restricciones de viaje y de cuándo se reabran las fronteras.

Por ello, entre 850 y 1.100 millones de personas dejarán de hacer viajes internacionales, lo que provocará pérdidas de entre 910.000 millones y 1,2 billones de dólares en ingresos de exportación derivados del turismo. El sector no recuperará los niveles de crecimiento previos a la pandemia hasta dentro de 3 o 4 años.

No obstante, a mediados de junio se observaron signos positivos de un cambio de tendencia gradual, aunque aún cauteloso, gracias al levantamiento gradual de las restricciones de viaje en varios países del mundo, especialmente en Europa, y la reanudación de algunos vuelos internacionales.

La OMT confía en que la recuperación del sector comience en el cuarto trimestre de este año y con más fuerza ya en 2021, después de que la peor crisis de su historia haya puesto en peligro entre 100 y 120 millones de empleos en todo el mundo.