La City londinense, centro financiero mundial, agoniza por culpa del Brexit

La banca y los seguros británicos han transferido ya 1,15 billones de sus activos dentro de la UE. 440 compañías han trasladado sus servicios centrales al continente

Vista de la City londinense desde el río Támesis
Vista de la City londinense desde el río TámesisANDY RAINEFE

En apenas una milla cuadrada, la City londinense ha albergado durante décadas el corazón financiero del mundo. Pero esta corona está a punto de caerse de su cabeza por culpa de un Brexit que nunca quisieron los que allí viven y trabajan. Su apoyo a continuar dentro de la UE fue abrumador en el referéndum de la salida, casi del 99%. Sabían lo que se les venía encima y, poco más de un año después de su espantada, los hechos les dan la razón. El próspero negocio financiero se les escapa de las manos y la deslocalización a la UE del negocio financiero británico es una realidad.

Para muestra un botón. Desde el pasado 1 de febrero –fecha oficial de la entrada en vigor del Brexit–, los bancos y aseguradoras británicas han transferido a las plazas y mercados financieros continentales la nada despreciables cifra de 1,15 billones de euros de activos, además de trasladar medio millar de centros de operaciones. En concreto, las entidades bancarias del Reino Unido han mandado rumbo al continente 1,03 billones de euros, nada menos que el 10 % de todos los fondos del sistema bancario nacional británico.

Por su parte, las aseguradoras, uno de los puntales del negocio de la milla de oro, han hecho lo propio con 115.105 millones de euros en activos o fondos, según han cuantificado los analistas del prestigioso «think tank» New Financial, que aseguran que las autoridades «subestimaron las consecuencias» y advierten de que esto es solo «el principio. Lo peor está por llegar».

Efectivamente, hasta ahora sólo se ha visto la punta del iceberg. El proceso de reestructuración empresarial, bancaria y financiera en 440 compañías que operaban desde la City se ha saldado con más de 500 reubicaciones de unidades de negocio, trabajadores y entidades jurídicas en varias ciudades europeas, que se han traducido en la pérdida de 7.500 empleos directos e incontables indirectos. Una buena parte de estas firmas han preferido no irse muy lejos y han elegido la cercana Dublín para realizar 135 de estas relocalizaciones. París (102); Luxemburgo (93); Fráncfort (62) y Ámsterdam (48) culminan el repóker de ases de capitales más beneficiadas, pero no son las únicas.

Madrid ha logrado captar 18 de estas reubicaciones, entre ellas compañías tan importantes com el banco Credit Suisse y la aseguradora Admiral. De momento, estas compañías han decidido diversificar sus centros operativos, pero una vez cierren sus estrategias, concentrarán sus negocios en centros preeminentes, como Francfort o París. «La influencia del Reino Unido en la industria bancaria y financiera en Europa y el resto del mundo se irá perdiendo poco a poco hasta su fin», augura New Financial.