Ante la subida de la tarifa de la luz, ¿qué tarifa elegir?

Hay dos opciones: la tarifa regulada o precio voluntario al pequeño consumidor (PVPC) o el mercado libre, donde cada usuario tiene una tarifa con sus compañía

Los precios que salen del mercado mayorista eléctrico afectan de distinta manera a los consumidores en función de la tarifa que tengan aunque, en términos generales, suponen algo menos de la mitad del recibo de luz.

El resto del recibo depende de los denominados peajes, que fija el Gobierno, y los impuestos. Según Nadal, los precios de estos días elevarán el recibo en unos 100 euros al año.

En el mercado eléctrico, con 25 millones de consumidores, hay dos opciones: la tarifa regulada o precio voluntario al pequeño consumidor (PVPC), donde están unos 12 millones de usuarios, o el mercado libre, donde unos 13 millones tienen distintas tarifas con sus compañías.

Los que están acogidos al PVPC, y tienen contador inteligente, pagan la electricidad al precio que cotiza en el momento de consumirla de acuerdo con lo que arroja ese mercado mayorista, una vez corregidos una serie de factores. De este modo, se puede planificar el consumo adaptándolo a las horas de menor coste.

Los que no tienen contador, en base a una media que se calcula.

Quien no posee esta tarifa paga la electricidad al precio que fija el contrato con su compañía. El precio de sus kilovatios-hora está cerrado y consta en sus facturas.

Y ante estas distintas opciones surge la eterna pregunta, ¿qué conviene más?

La respuesta depende del tipo de consumidor y del momento del año: los picos de precios de este invierno tenderán a suavizarse en los próximos meses y habrá que ver cómo transcurre todo el ejercicio para poder comparar.

El último análisis de la CNMC, con datos hasta el primer semestre de 2016, indicaba que, frente a lo que ocurrió en el análisis de un año antes, la tarifa regulada fue la opción más barata para los pequeños con un ahorro de 32 euros/año.

No obstante, en el arranque de este año, la subida de precios ha hecho que un centenar de ofertas de las compañías eléctricas en el mercado libre sean más baratas que la tarifa regulada.

“El mejor mecanismo para que las tarifas mejoren es que haya más competencia y que el consumidor sea activo”, recomienda Rousaud