Actualidad

Boeing se queda sin pedidos

La crisis del 737 MAX hace que el fabricante americano apenas sume diez nuevos encargos en octubre

La crisis del 737 MAX hace que el fabricante americano apenas sume diez nuevos encargos en octubre.

Publicidad

Lo que comenzó como un problema con uno de sus modelos, el 737 MAX, ha terminado por convertirse en una crisis total para Boeing, la peor de su historia. El fabricante americano no sólo tiene ahora que resolver los problemas de este aparato sino que, además, se enfrenta a una crisis de confianza en su buen hacer que está afectando a todos sus modelos. El pasado mes, la compañía con sede en Chicago apenas recibió diez pedidos, según datos de Reuters. Hasta finales de octubre, apenas contabilizaba 45 pedidos netos.

Tras hacer un ajuste de pedidos que fueron realizados en otros ejercicios pero que ahora es improbable que la compañía estadounidense pueda entregar, Boeing registraría un saldo neto de -95 aparatos en lo que va de ejercicio.

El hundimiento en los encargos de Boeing contrasta con la pujanza de su gran competidor, el consorcio europeo Airbus. En el mismo periodo, esta compañía ha recibido 542 encargos, incluyendo un pedido de 300 aparatos de la aerolínea índia IndiGo anunciado el mes pasado.

La brecha entre ambas corporaciones en lo que a entregas se refiere también se ha ensanchado. Las de Boeing cayeron a cierre de octubre un 50%, hasta los 321 aviones. En el mismo espacio de tiempo, las de Airbus se han incrementado un 11% y han alcanzado los 648 aparatos.

Publicidad

Boeing espera que su suerte empiece a cambiar en las próximas semanas, coincidiendo con el final de este "annus horribilis". La compañía anunció el lunes que la autoridad de aviación americana (FAA) autorizará en las próximas semanas la vuelta al servicio comercial del 737 MAX. El permiso es crucial para que la compañía comience a entregar a sus clientes -entre ellos, Air Europa- los aparatos de este modelo que tiene aparcados en su fábrica de Renton (Washington) desde marzo, cuando el accidente de Etiopía paralizó no sólo la flota de 737 MAX que tienen las aerolíneas sino las entregas de nuevos aviones de este modelo.

El calendario de Boeing contempla la vuelta a la actividad del 737 MAX el próximo mes de enero. No obstante, las principales aerolíneas americanas no esperan su retorno al menos hasta marzo.

Publicidad

El 737 MAX, no obstante, no es el único quebradero de cabeza del fabricante americano en este momento. A finales de octubre, aerolíneas como Qantas y Southwest anunciaron que han encontrado grietas estructurales en el segmento que une las alas con el fuselaje de los Boeing 737 NG, lo que ha llevado a unos 50 aparatos hayan tenido que ser retirados del servicio para su revisión. Esta misma semana, otras compañías como Lion Air también han detectado un defecto que tiene un coste de reparación de hasta 400.000 euros.