Bruselas estrecha el cerco fiscal sobre Apple, Google y Amazon

Cambia la Ley para aflorar delitos de evasión de impuestos

La Razón
La RazónLa Razón

BRUSELAS- La Comisión Europea (CE) presentó ayer una reforma de la normativa fiscal para luchar contra la evasión de impuestos de multinacionales como Starbucks, Amazon, Google o Apple, que durante los últimos años han aprovechado lagunas legales existentes en el mercado interior para esquivar el pago de diversos tributos.

En concreto, la modificación de la Directiva sobre Compañías Matrices y Subsidiarias quiere lograr que prácticas que hasta ahora se consideran «elusión» fiscal, es decir, evitar el pago de ciertos tributos o minimizar su impacto, sean catalogadas como «evasión» y, por tanto, un delito de incumplimiento de las obligaciones tributarias.

«Estamos hablando de una magnitud de miles de millones de euros», explicó ayer el comisario europeo de Fiscalidad, Algirdas Semeta, al ser preguntado por la cuantía de los ingresos extra que podrían derivar de la iniciativa.

El problema radica en que empresas como Google, Apple, Amazon o Facebook han utilizado las bases de la directiva matriz-filial, cuyo objetivo era evitar la doble imposición de las empresas del mismo grupo basadas en diferentes estados miembros, para buscar su asentamiento en países como Irlanda, donde el impuesto de Sociedades es menor.

Según cálculos de fuentes comunitarias, cada año se pierde un billón de euros en la UE debido al fraude y la evasión fiscal. Y según los últimos datos de la OCDE, las grandes empresas con presencia internacional sólo tributan alrededor de un 1%.

Algunas sociedades han logrado incluso esquivar el pago de todo gravamen. La razón es que la directiva actual obliga a los estados miembros a conceder a la matriz de una empresa una exención fiscal sobre los dividendos que recibe de las filiales establecidas en otros estados miembros. No obstante, en algunos casos, los países donde las filiales están establecidas consideran estos pagos como el reembolso de préstamos fiscalmente deducibles. El resultado es que los pagos entre la filial y la matriz no se gravan en ninguna parte.