Carbonell, 150 años en la cocina de los españoles

La marca que pertenece al Grupo Deoleo está presente en 43 países y su facturación anual asciende a casi 140 millones de euros

La marca que pertenece al Grupo Deoleo está presente en 43 países y su facturación anual asciende a casi 140 millones de euros

«En casa de toda la vida», reza el eslogan de Carbonell. Y así es, ya que este oro líquido ha sido un elemento imprescindible de las cocinas españolas durante años, incluso siglos. El tiempo ha ido transcurriendo, pero el aceite Carbonell se ha mantenido, generación tras generación, convirtiéndose en un verdadero legado que ha pasado de padres a hijos durante los últimos 150 años.

Quién le iba a decir a su fundador, Antonio Carbonell, que la marca que creó en 1866 en Córdoba llegaría a ser centenaria y un toda una institución en la cultura gastronómica española, además de convertirse en todo un referente mundial y en una de las banderas de la «Marca España». No en vano, la compañía está, hoy en día, presente en 43 países y factura anualmente casi 140 millones de euros.

Antonio Carbonell cedió el testigo al frente de la compañía a su hijo Carlos, quien, con tan sólo 22 años, fue el verdadero impulsor y principal artífice de algunos de los grandes logros de la compañía, ya que fue él quien consiguió situarla a principios del siglo XX a la cabeza de las exportaciones de aceite y convertirla en una de la empresas del sector agroalimentario más importante del país. El primero de ellos fue que Carbonell recibió la Medalla de Oro por sus aceites de oliva en la Exposición Universal de Barcelona en 1888. El segundo fue que ganó el concurso internacional convocado por el Almirantazgo británico para la provisión de aceites para su Armada. Este contrato de suministro se mantendría durante más de 30 años, lo que dado el amplio despliegue de la Royal Navy (la mayor flota del planeta por aquella época, en la que el Imperio Británico conoció su máximo esplendor bajo el reinado de la reina Victoria) extendió la marca prácticamente por todos los rincones del mundo.

En 1904 se estableció a la mujer cordobesa como imagen de marca, un hito cargado de simbolismo y que todavía hoy se mantiene como referencia directa a sus orígenes. En 1922, se realizó la compra de sus primeras almazaras para prensar el aceite, con lo que la compañía comenzó su consolidación gracias a la adquisición de numerosas fincas de olivar durante las primeras décadas del siglo XX.

Líder de exportaciones

En 1950, Carbonell se convirtió en la primera marca de aceite a nivel mundial con presencia en más de 70 países, liderando las exportaciones de aceite en España. La compañía también fue pionera en introducir los primeros envases de cristal, lo que le permitió en los años 60 distanciarse de sus competidores.

En 1970, vio la luz Carbonell 0,4, y en 1987 la compañía recibió el premio especial del Centro de Envase del Vidrio a la botella «Mezquita». A partir del año 2000, se produjo el lanzamiento de los productos más exclusivos, como el aceite «Primera Campaña» (2004), o el «Primera Campaña Antonio Carbonell» (2011-2012), que rinde homenaje al fundador.

Desde 2006, los aceites Carbonell se producen en la instalación de Alcolea (Córdoba) bajo certificado de gestión medioambiental, lo que significa un esfuerzo diario en la búsqueda de una mejora continua.

Tras un periodo en manos de grupos empresariales de origen francés, y más tarde italiano, Grupo SOS adquirió en 2001 el Grupo Koipe, al que pertenece la marca Carbonell, convirtiéndose entonces en el segundo grupo de alimentación español y que, posteriormente, en 2010, daría lugar a Deoleo, la multinacional en la que se integra actualmente, siendo una de sus marcas embajadoras en el mundo.

Aunque Carbonell se caracteriza por su historia y tradición, no ha querido dejar de lado la evolución, demostrando su capacidad a la hora de innovar, y adecuarse a los nuevos tiempos. En este sentido, siempre ha detacado por la introducción en el mercado diseños innovadores como el novedoso sistema de aceite en spray lanzado 2012.

Para celebrar su aniversario, la compañía ha editado un libro conmemorativo titulado «150 años en casa. Libro de recetas de familia», que narra la historia de cinco mujeres de diferentes generaciones, cuyas vidas y recetas se entrelazan con la evolución de la compañía. También está previsto un acto conmemorativo en el que la marca cederá a la ciudad de Córdoba el busto, tallado por Mateo Inurria, de la figura de Carlos Carbonell, emprendedor hombre de negocios que impulsó la marca desde su creación.

«Carbonell forma parte inherente del patrimonio gastronómico español, siendo una marca indispensable de las cocinas españolas desde su origen, y durante muchas generaciones. Estamos muy satisfechos de cumplir estos 150 años, una cifra que demuestra la solidez, experiencia y compromiso de la compañía con sus consumidores y la sociedad española en su conjunto», asegura Jorge Escudero, director del Sur de Europa de Deoleo.

Se trata del líder mundial de envasado de aceite de oliva, con primeras marcas en todos los mercados en los que opera, entre ellas, además de Carbonell, Koipe y Hojiblanca, cuenta con las italianas Bertolli, Carapelli y Sasso.

CLAVES

- Antonio Carbonell fundó en 1866 la marca en Córdoba. No obstate, sería su hijo Carlos el artífice de los grandes logros y de su internacionalización, gracias a un contrato de suministro con el Almirantazgo británico.

- Actualmente, Carbonell se integra dentro de Deoleo, líder mundial de envasado de aceite de oliva. La marca está presente en 43 países y el pasado ejercicio su facturación ascendió a casi 140 millones de euros.

- Para celebrar su aniversario, ha editado un libro conmemorativo, «150 años en casa. Libro de recetas de familia». También cederá a la ciudad de Córdoba un busto de Carlos Carbonell tallado por Mateo Inurria.