CCOO afirma que «no se puede descartar» una nueva huelga general en marzo

El secretario general de CC.OO., Ignacio Fernández Toxo, se presentará a la reelección en el X Congreso Confederal que el sindicato celebrará los días 21, 22 y 23 de febrero

El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo hace declaraciones a los medios durante la inauguración del X Congreso de este sindicato en la Región de Murcia, que se celebra hasta el sábado en Cartagena (Murcia)
El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo hace declaraciones a los medios durante la inauguración del X Congreso de este sindicato en la Región de Murcia, que se celebra hasta el sábado en Cartagena (Murcia)

El secretario de Comunicación de CCOO, Fernando Lezcano, afirmó este lunes que "no se puede descartar"la convocatoria de una nueva huelga general en marzo si en los primeros meses del año el Ejecutivo adopta medidas "de extrema gravedad".

En declaraciones a los medios de comunicación en el marco de la reunión del Consejo Confederal del sindicato, Lezcano señaló que "en el momento presente"la idea de los sindicatos es que la jornada de lucha prevista para marzo por la Confederación Europea de Sindicatos (CES) se traduzca esta vez en España en una "gran acción"de protesta "descentralizada en las capitales de provincia y en las grandes ciudades".

Sin embargo, agregó que "este país no deja de sorprender"y advirtió de que "si de aquí a entonces pasa algo de extrema gravedad, no se puede descartar la huelga". Entre esas medidas, se incluyen las posibles reformas sobre la Seguridad Social, como la de la jubilación anticipada y parcial, sobre las que apuntó que "habrá que ver la entidad de las medidas". Asimismo, instó al Gobierno a "desistir"en su intención de modificar la reforma de las pensiones aprobada por el anterior Ejecutivo, ya que advierte de que el sistema de Seguridad Social "no puede estar condicionado por la coyuntura".

También recordó que la reforma es fruto de un acuerdo que "no ha tenido ocasión de medir su impacto, positivo o negativo, en el sistema de pensiones", por lo que considera "razonable"que cualquier revisión se lleve a cabo se haga cuando ya se haya evaluado los efectos de la reforma.

En este sentido, alertó al Ejecutivo que está actuando como el anterior Gobierno, es decir, "de forma espasmódica"y recordó que eso le costó perder las últimas elecciones generales.

Por otro lado, Lezcano explicó que los sindicatos han "tomado la iniciativa"para retomar el diálogo con los empresarios y el Gobierno. Sin embargo, apuntó que, mientras que por parte de CEOE han notado "cierta receptividad", la respuesta por parte del Ejecutivo ha sido "más bien fría".

Así, apuntó que están pendientes de que el Ejecutivo les responda sobre el documento de medidas presentado antes de Navidad.

También se refirió al Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva firmado entre los agentes sociales en enero y aseguro que, pese a la pérdida de poder adquisitivo que la subida salarial pactada en convenio en 2012 representa respecto a la evolución de la inflación, los sindicatos "no nos planteamos desvincularnos de este pacto"ya que supondría la ruptura con CEOE.

De esta forma, explicó que sería "un éxito"que se cumpliera este acuerdo pero denunció que el problema es que la crisis está siendo utilizada por las empresas para "chantajear"a las plantillas y enfrentarlas a una pérdida real de salarios. Por esta razón, consideró que este pacto está "años luz"de la realidad.

Toxo se presentará a la reelección

En rueda de prensa en el marco del Consejo Confederal de CC.OO., máximo órgano entre congresos, Lezcano ha señalado que Toxo "se va a presentar", lo cual prácticamente se daba por descontado, y ha añadido que no es conocedor de que exista otra candidatura.

No obstante, Lezcano tampoco ha cerrado completamente la puerta a que así sea, puesto que "la tradición del sindicato es propensa a la sorpresa". De ser reelegido, Toxo afrontaría su segundo mandato al frente del sindicato, tras haber vencido a José María Fidalgo en 2008 por apenas 28 votos de diferencia.

Eso sí, Toxo se aseguró cierta estabilidad en su mandato al lograr integrar en su Ejecutiva a las corrientes críticas que entonces poblaban el sindicato. No es de esperar, por tanto, que 'el hombre que vino del metal' tenga problemas para resultar reelegido.

También en UGT habrá este año Congreso Confederal, el número 41, que se celebrará del 10 al 13 de abril. Cándido Méndez, actual secretario general del sindicato, aún no ha desvelado si se presentará a la reelección (sería su sexto mandato de ser reelegido), aunque ha asegurado que tiene "ganas y energía"para seguir liderando la organización.

Los sindicatos tendrán que designar a sus máximos dirigentes en un momento complicado para el país, con una economía en recesión y seis millones de parados.

Toxo fue elegido secretario general de CC.OO. en diciembre de 2008, mientras que Méndez lleva al mando de UGT desde 1994. En UGT no hay limitación de mandatos, al contrario que en CC.OO., donde el tope son tres.

En los cuatro años transcurridos desde la celebración de los últimos Congresos de CC.OO. y UGT ha llovido mucho (el último Congreso de CC.OO. fue en diciembre de 2008 y el de UGT en abril de 2009). En este lapso temporal la crisis ha seguido haciendo estragos entre la población, el Gobierno ha cambiado de manos y la política de austeridad y recortes se ha impuesto en Europa.

Las decisiones gubernamentales, sobre todo en materia laboral, han llevado a los sindicatos a convocar en estos cuatro años tres huelgas generales. La primera, el 29 de septiembre de 2010, contra la reforma laboral del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

La segunda, el 29 de marzo de 2012, con Mariano Rajoy ya en la Presidencia del Gobierno, fue para protestar contra la reforma laboral. Y la tercera, el 14 de noviembre de 2012, tenía por objetivo expresar el rechazo ciudadano a las políticas de austeridad y recortes y a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para este año.

Además de recurrir a la huelga, los sindicatos han participado en estos cuatro años en multitud de manifestaciones y protestas, algunas

a escala europea, y otras en connivencia con otros sindicatos y organizaciones sociales, junto a los que han constituido la llamada Cumbre Social.