Consejos para ahorrar en la factura de la luz y del agua

Consejos para ahorrar en la factura de la luz
Consejos para ahorrar en la factura de la luz

Intentar ahorrar para poder llegar a fin de mes no es tarea fácil pero recortando de aquí y de allá se puede lograr algo. En el caso de la factura eléctrica también es posible siguiendo una serie de consejos que además no suponen ninguna inversión económica. Con algo de planificación podemos ahorrar una media de 300 euros al año o incluso más de 1.600 euros dependiendo de la situación de partida, según un estudio realizado por Kelisto.

1. Aislar bien la vivienda: reparar y sellar huecos y grietas en los cajetines de las persianas, juntas, etc. Buena parte del esfuerzo energético para adecuar la casa a una temperatura confortable se pierde por un mal cerramiento de puertas y ventanas. La colocación de unos simples burletes en las juntas puede conseguir que se ahorren hasta 200 euros al año.

2. Instalar termostatos y temporizadores en los aparatos de calefacción. Programar la calefacción o el aire acondicionado para que se ponga en marcha un poco antes de que los habitantes lleguen a la vivienda y mantener la temperatura estable gracias a un termostato puede llevar a un ahorro de alrededor de un 10-12% del gasto en calefacción, aproximadamente unos 60 euros al año.

3. Sustituir bombillas incandescentes por otras de bajo consumo o por lámparas LED. Con esta medida, el ahorro energético puede significar un ahorro de hasta 200 euros anuales3, aunque suponga un desembolso inicial el cambio de bombillas. Además, este tipo de lámparas tiene una duración mucho mayor que las tradicionales.

4. No tapar las fuentes de calor con cortinas, muebles o elementos que impidan emitir el calor. Por el contrario, sí es recomendable usar cortinas y persianas para tapar posibles lugares de pérdida de calor, sobre todo por la noche. Una temperatura de 21º es suficiente para mantener un ambiente confortable, cada grado adicional incrementa un 7% el consumo, es decir, casi 30 euros anuales

5. Ajustar la temperatura del refrigerador y usarlo eficientemente. Es importante no comprar un frigorífico más grande de lo necesario, colocarlo en un lugar fresco y regular su temperatura interior entre 3º y 7º (la del congelador entre -20º y -18º). Hay que mantener la parte trasera ventilada y sin polvo, además de eliminar la escarcha, ya que bastan 2 milímetros para aumentar un 10% el consumo de energía. Esto permitiría ahorrar unos 17 euros anuales.

6. Hacer un uso eficiente de los electrodomésticos. Se recomienda poner la lavadora o el lavavajillas cuando esté la carga completa y no dejar los electrodomésticos en modo de espera o standby si no se hace uso de ellos: es mejor apagarlos o desenchufarlos. El modo de espera aumenta el consumo de los electrodomésticos hasta un 7%, lo que equivale a unos 30 euros al año.

7. Reducir la temperatura al hacer la colada. Rara vez hace falta agua muy caliente: lavando la ropa a 40º en vez de a 60º se puede ahorrar hasta un 55% de energía. Igualmente, una correcta elección del programa de lavado proporcionará ahorro de energía, de agua y una mayor duración de las prendas. Esta medida supondrá, en total, un ahorro de 40 euros a final de año.

Con estas medidas ya obtendremos una reducción en la próxima factura. Kelisto nos propone otras recomedaciones más: limpiar los electrodomésticos, no ventilar con la calefacción encendida, ajustar el consumo de luz a la actividad que se haga, utilizar ropa de abrigo.

Cómo ahorrar agua

1. Siempre es mejor ducharse que bañarse. Se necesitan 100 litros de agua para una ducha y 250 litros para un baño. Esto significa que ducharse supone un ahorro medio de 400 litros por día y hogar, lo que daría lugar a un ahorro de 174 euros anuales.

2. Cerrar el grifo al lavarse los dientes y/o afeitarse. Se pueden malgastar hasta 30 litros de agua por usuario y día. Un buen uso del agua podría permitir ahorrar 34 euros anuales en este concepto.

3. Reparar las posibles fugas. Un inodoro con una fuga puede gastar hasta 200.000 litros al año, lo que significa un despilfarro de 318 euros anuales. Igualmente un grifo que gotee puede suponer un desperdicio de 30 litros al día, lo que se traduciría en 17,5 euros anuales de gasto innecesario.

4. La colocación de aireadores en los grifos puede permitir un ahorro de entre un 40% y un 50% en el consumo de agua. Teniendo en cuenta que el consumo medio de agua por persona y día, según el INE, se establece en 140 litros, el ahorro de la mitad de esa cantidad en un hogar donde convivan dos personas supondría una media de 81 euros de ahorro al año.