Actualidad

El FMI mantiene su previsión de crecimiento del PIB español en el 3,1% para 2016

El Fondo Monetario Internacional (FMI) sitúa a España a la cabeza del crecimiento entre las grandes economías de la zona euro, al mantener sus previsiones de aumento del PIB en el 3,1 % para este año y en el 2,5 % para el próximo.

Publicidad

La economía de España sigue siendo ejemplo del éxito de las reformas estructurales, con un crecimiento del 3,1 % esperado para este año, el doble de la media de la zona euro, cuya recuperación continúa "modesta y desequilibrada", aseguró hoy el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En la asamblea anual conjunta del Fondo y el Banco Mundial que se inició hoy en Lima, la primera en Latinoamérica en los últimos 50 años, el FMI lanzó un nuevo mensaje a los países de la zona euro "con margen presupuestario", y mencionó expresamente a Alemania y Holanda, porque "podrían hacer más para impulsar el crecimiento", en concreto con las "necesitadas"inversiones en infraestructura.

En su informe sobre Perspectivas económicas globales, el FMI cita a España junto a Irlanda como una de las noticias más positivas de la economía del euro en los últimos meses, gracias a un notable "impulso de la demanda interna" en ambos casos, que llevarán a una expansión del 3,1 % este año y del 2,5 % en el próximo en el caso de España, y del 4,8 % y del 3,8 %, respectivamente, en el de Irlanda.

Estos datos son levemente más cautos que las proyecciones del Gobierno español, que prevé un crecimiento del 3,3 % para este año y del 3 % para 2016.

Publicidad

El Fondo, además, ofrece perspectivas positivas en el ámbito de la tasa de desempleo en España -una de las grandes preocupaciones de la institución financiera internacional-, que finalizará 2015 con una notable caída, hasta alcanzar el 21,8 %, frente al 24,5 % del pasado año, de acuerdo con sus últimos cálculos.

Por su parte, el Fondo sitúa a Italia fuera de la recesión, con un crecimiento del 0,8 % en 2015 y del 1,3 % en 2016, en ambos casos una décima más que lo previsto hace tres meses.

Publicidad

Francia también parece haber afianzado su repunte con un 1,2 % de aumento este año y un 1,5 % previsto para el próximo.

Pese a la mejora de la situación, no obstante, el FMI recurre a sus recientes advertencias, en concreto sobre el descenso del potencial de crecimiento en la zona del euro a medio plazo.

Por ello, advierte de que "las brechas de producción todavía son notables"y que la inflación permanecerá "por debajo del objetivo a medio plazo", con solo una tasa del 0,2 % a final de 2015.

Además, remarca que la recuperación que se percibe en la zona euro viene dada en gran medida por los bajos precios del petróleo y la depreciación de la moneda europea, que ha servido para revitalizar las exportaciones.

Una vez más el FMI subraya los efectos positivos del estímulo monetario lanzado por el Banco Central Europeo (BCE), con su expansión del programa de compra de bonos, para "afianzar la confianza y suavizar las condiciones financieras", por lo que le anima a no cejar en ese frente.

Éstas medidas, recuerda, deben ir acompañadas "del fortalecimiento de los balances bancarios y una supervisión más estricta de los préstamos morosos".

Publicidad

Fuera del euro, el Reino Unido rebajará ligeramente su ritmo de crecimiento, al pasar del 3 % de 2014 al 2,5 % este año y al 2,2 % el próximo, con el más que probable inicio del ajuste monetario por parte del Banco de Inglaterra en un futuro próximo.

En el documento, el nuevo economista jefe del FMI, Maurice Obstfeld, se decanta por la prudencia a la hora de valorar la situación económica global, "dado que los riesgos a la baja aparecen ahora más pronunciados que hace solo unos meses".

En concreto, y en un panorama económico cada vez más interrelacionado, Obstfeld llama la atención sobre el cruce de factores que supone la ralentización de China y la previsible subida de tipos de interés en EE.UU. y el Reino Unido con repercusiones globales que aumentan las actuales incertidumbres.