España será el país avanzado que más crecerá este año pese al Brexit

En 2017 sólo será superada por EE UU tras la rebaja de dos décimas prevista por el FMI

En 2017 sólo será superada por EE UU tras la rebaja de dos décimas prevista por el FMI.

España será la economía que más crezca en 2016 y en 2017 sólo será superada por Estados Unidos e igualada por Canadá, según la revisión del informe de Perspectivas de Crecimiento Mundial (WEO, por sus siglas en inglés) del Fondo Monetario Internacional (FMI). Así, España se convierte en el motor de la «Eurozona» por delante de Alemania, Francia e Italia.

El FMI mantiene las previsiones de España este año, un 2,6%, y rebaja las del que viene dos décimas, a un 2,1%. Sin embargo, según muestra el informe del Fondo, con sede en Washington, se rebaja una décima las previsiones de crecimiento de la economía mundial en 2016 y 2017, al 3,1 % y 3,4 %, respectivamente, en relación a las publicadas en abril. Del documento se desprende una llamada de atención a Reino Unido por la incertidumbre provocada el Brexit, la futura salida de Reino Unido de la Unión Europea.

Ya desde el primer párrafo del documento se apunta al referéndum de los británicos del pasado 23 de junio sobre su permanencia en la Unión Europea como el causante de esta rebaja en las previsiones. «El resultado de la votación, que sorprendió en los mercados globales financieros, implica un importante riesgo para la economía mundial.

Como resultado, la previsión global de 2016-17 ha empeorado, a pesar del buen comportamiento de la esconomía a principios de 2016. El documento del Fondo Monetario Internacional, liderado por el economista Maury Obstfeld, acusa de forma directa a Reino Unido. La máxima autoridad monetaria explica que «con el Brexit todavía desarrollándose, la incertidumbre complica todavía más la difícil tarea del pronóstico macroeconómico», describe en su informe.

De esta forma, a España le va a tocar tirar de la Unión Europea este año y el que viene. Según los números de Fondo el crecimiento en el conjunto de la UE este año será del 1,6 %, y en 2017 se reducirá dos décimas, hasta el 1,4%. Todo, a pesar de la rebaja de las previsiones.

Durante las reuniones del pasado abril los especialistas del Fondo Monetario Internacional ya advirtieron que tras el exceso de déficit de 2015, España tendría que implantar «un ajuste fiscal considerable» en el presente ejercicio. Hace semanas el portavoz de la institución, Gerry Rice, hizo hincapié en que «el crecimiento potencial de España sigue constreñido por el peso de la deuda pública y privada, el débil crecimiento de la productividad y el abultado desempleo estructural».

Así las cosas, España crecerá por encima de Alemania, tradicional motor de la economía de la Unión Europea, que lo hará este año al 1,6% y el que viene al 1,2%. Mientras, Francia estará en 2016 a un ritmo del 1,5% y en 2017 al 1,2%, igual que los alemanes. Por su parte, Italia crecerá al 0,9% en este curso y al 1% el siguiente.

Los números de las tablas del informe publicado por el FMI reflejan lo que el equipo de Obstfeld relata en sus textos: Reino Unido crecerá al 1,7% este año y al 1,3% el que viene. De esta forma, experimenta una bajada con respecto al informe anterior, realizado antes de la votación del Brexit, del 0,2 y 0,9%, respectivamente. El informe insiste en que «la votación en Reino Unido a favor de abandonar la UE añade una importante incertidumbre a la ya frágil recuperación global. La votación ha provocado un gran cambio político en Reino Unido, ha generado incertidumbre sobre la naturaleza de sus futuras relaciones económicas con la Unión y podría aumentar los riesgos políticos en ésta por sí misma», se alerta en el texto de la institución monetaria.

De momento, mientras los políticos de la Unión Europea, sobre todo los ministros de Asuntos Exteriores, intentan valorar cómo va a ser el futuro con Reino Unido, en el FMI son cautos antes de medir el impacto que puede generar la decisión de los británicos. De esta forma, se reconoce que, al menos «la reacción financiera en el mercado ha sido realizada de manera ordenada y contenida. Sin embargo, los efectos de la confianza global y las condiciones financieras más tensas podrían afectar de manera negativa al crecimiento global más allá del escenario que se ve», reconoce el FMI en referencia a la nueva relación que habrá entre Reino Unido y el resto de la Unión Europea.