El Fondo avisa a Grecia del riesgo de salir del euro y enfría las expectativas para EE UU

El economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI), Olivier Blanchard
El economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI), Olivier Blanchard

La salida de Grecia del euro sería "extremadamente dolorosa"para ese país y, aunque "el resto de la zona euro está ahora en mejor posición", tampoco sería un proceso "fácil"paras sus países, dijo hoy Olivier Blanchard, economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI).

El riesgo de una eventual crisis griega «no puede descartarse», según advirtió ayer el consejero económico y directivo del Fondo Monetario Internacional (FMI), Olivier Blanchard, quien señaló que de materializarse este riesgo «podría desestabilizar a los mercados financieros». Asimismo, apuntó que una salida de Grecia del euro sería «muy costosa y dolorosa» para el país heleno, mientras que el resto de la eurozona se encuentra «en mejor situación» para afrontar esta circunstancia. Por otro lado, el FMI aseguró que los precios bajos del petróleo están relanzado el crecimiento económico en EE UU y otros países avanzados, en cuyas previsiones se escribe que la economía global se expandirá un 3,5%, una décima más que en 2014. Buenas noticias entonces para los ministros de economía de los países avanzados, que se reúnen estos días en Washington con motivo de las reuniones del Fondo de primavera. Hasta la capital se han desplazado casi 200 delegaciones, cuyos miembros manejan documentos en los que se sitúa el crecimiento global para el año que viene en un 3,8%. Olivier Blanchard también destacó que este año el crecimiento «es moderado e impar» y que EE UU será uno de los grandes motores. Según las proyecciones del FMI, aumentará al 3,1% por encima del ritmo del 2,4% del año pasado. Sin embargo, el porcentaje es menor que el proyectado en enero del 3,6%, lo cual se explica con el débil primer trimestre en EE UU. Esta decepción se explica con el mal tiempo y el retraso de un acuerdo en los puertos costeros del oeste, el cual afectó a los proyectos en construcción y envíos de cargamentos. En el documento, se reconoce que el consumo estadounidense «se ha beneficiado de una sólida creación de trabajo y crecimiento de los ingresos junto con la bajada de los precios del petróleo y la mejora de la confianza del consumidor». Desde el FMI, se quiso mencionar los pequeños recortes federales presupuestarios y la continuación con las bajas tasas de interés. A la vez, las buenas noticias refuerzan el dólar y las expectativas de que la Reserva Federal aumente el precio del dinero este año. Sin embargo, tienen en común las economías avanzadas y emergentes el crecimiento débil y las discretas ganancias en productividad. Al crecimiento en Japón, también le ayudan los bajos precios del petróleo y una débil moneda. En los documentos del FMI se escribe que se espera un crecimiento este año del 1% y 1,2% en 2016. Las economías emergentes crecerán este año al 4,3% y al 4,7% en 2016.