El precio de la vivienda cae el 10 % hasta valores de 2004

Si corregir el precio de la vivienda es uno de los requisitos para que el sector inmobiliario retome la actividad y, por añadidura, se allane el camino para la reactivación de la economía, el mercado avanza por la buena dirección. Según los datos hechos públicos ayer por el Ministerio de Fomento, el precio medio del metro cuadrado de la vivienda libre en España fue en el cuarto trimestre de 2012 de 1.531 euros, lo que en términos interanuales se traduce en un abrupto retroceso del 10%, teniendo en cuenta que el precio ha descendido un 27,1% desde su nivel máximo del primer trimestre de 2008. La vivienda libre con más de dos años de antigüedad alcanzó los 1.587,7 euros, con una caída interanual del 10,4%.

«El ajuste de precios se va acelerando por la suma de una serie de factores», explican desde el portal especializado idealista.com. «El stock de viviendas, el aumento de la cartera inmobiliaria de los bancos, el arranque del "banco malo", el endurecimiento definitivo de las hipotecas, la incertidumbre y la inestabilidad laboral» son, entre otras, las causas que han contribuido a este brusco descenso, concluye el portal inmobiliario.

Juan Fernández-Aceytuno, secretario general de Sociedad de Tasación, coincide con el diagnóstico de idealista.com y advierte de que los tiempos de la especulación inmobiliaria son historia. Comprar una vivienda puede ser una gran inversión, pero «si lo que se pretende es especular, es mejor dedicar el dinero a otra cosa», aseguró en Onda Cero.

La segunda residencia sigue siendo la que más se está viendo afectada por la atonía que vive el sector. Como razona Fernández-Aceytuno, al no tratarse de un bien de primera necesidad, es de las primeras cosas de las que prescinden las familias españolas.

El conocido como «banco malo» no se perfila, a juicio del secretario general de la Sociedad de Tasación, como una solución para lograr réditos rápidos e importantes. «Si queremos dar resultados y beneficios a corto plazo, me parece que hemos equivocado la salida», aseguró.

Para el Gobierno, la caída de los precios es un síntoma positivo pues, como aseguró ayer en Bruselas el ministro de Economía, Luis de Guindos, es uno de los grandes desequilibrios de España.