Cómo y por qué protejo mi startup

La protección y gestión de nuestros derechos son esenciales para el buen rendimiento de nuestro producto

Asistentes al taller 'Proteger una Start-up: Negocio y tecnología'
Asistentes al taller 'Proteger una Start-up: Negocio y tecnología'

¿Acabas de embarcarte en un nuevo proyecto? ¿No sabes cómo proteger tu producto? En el taller 'Proteger una Start-up: Negocio y tecnología' que nos presenta 'Madrid On Rails' repasamos los aspectos de carácter legal que puedan surgirnos en las primeras fases de vida de una startup. El equipo de 'A2 estudio legal' nos descubre las vías idóneas de protección a la hora de desarrollar un proyecto innovador. Para ello, analizaremos los derechos de propiedad industrial y de propiedad intelectual imprescindibles para minimizar los riesgos y así anticiparnos a posibles contratiempos.

Registro de marcas y patentes

En el creciente mercado en el que vivimos no debemos olvidar la protección de aquellos resultados, productos o procesos que comparten novedad y actividad inventiva con una clara aplicación industrial. Gracias a la Propiedad Industrial podemos obtener unos derechos de exclusividad que nos permiten decidir quién puede usarlos y cómo puede usarlos.

La marca es uno de los principales activos de una empresa por ser el signo distintivo usado por el empresario para diferenciar el producto o servicio. Por tanto, no debemos olvidar registrar de manera eficiente nuestra marca en la Clasificación Internacional de Niza para no poner en riesgo nuestro negocio dentro del mercado.

Otro componente importante a la hora de proteger nuestra startup son las patentes. Reconocen el derecho de explotación en exclusiva, impidiendo a otros su fabricación, venta o utilización sin consentimiento del titular. Se conceden por 20 años, posteriormente y como contrapartida, pasan a dominio público para generar conocimientos. Los requisitos para que te concedan tal derecho debe pasar porque tu idea sea nueva, que implique actividad inventiva y que sea susceptible de aplicación industrial. En este sentido, es necesario realizar una investigación previa para verificar que nuestro producto es innovador y asegurarnos de que no infringimos ninguna figura de propiedad intelectual de terceros.

Derechos morales y derechos de explotación

La relevancia de la Propiedad Intelectual reside en su capacidad de proteger legalmente los derechos irrenunciables e inalienables del autor respecto de sus creaciones y fomentar las prácticas comerciales que contribuyen a su vez al desarrollo económico y social. Los derechos morales otorgan autoría y titularidad de la obra y garantizan una divulgación de nuestra creación sin temor a que se realicen alteraciones no autorizadas. Por su parte, los derechos de explotación ofrecen incentivos al autor en forma de reconocimiento y recompensas económicas derivadas de la distribución, reproducción, comunicación pública y transformación de la obra.

Vías alternativas de protección

Existen otras formas de protección que no encajan o no cumplen los requisitos como propiedad industrial o intelectual. Entre ellas, el Know how basado en informaciones técnicas, usualmente de carácter no patentable, que van unidas a procesos y conocimientos de las empresas o la divulgación, fundamentada en el difusión de la idea para no ser registrado por terceros. Por tanto, si queremos proteger una idea de negocio, tendremos que mantenerla en secreto, sin divulgar información relevante y anunciarla una vez que nuestro proyecto está conformado en su totalidad. Si hacemos público el proyecto innovador antes de que esté terminado, corremos el riesgo de que un competidor con más recursos acceda antes al mercado.

También destacan otras formas de protección como las licencias GNU que permiten copiar, redistribuir, modificar e incluso vender de forma completamente libre las licencias de creative commons que conceden ciertos ‘derechos básicos’ que el autor designa a la hora de usar o divulgar su obra.

Lo importante y la clave del éxito está en saber que la protección, gestión y observancia de nuestros derechos nos darán unos mejores resultados comerciales de nuestro producto o servicio dentro del mercado.