Actualidad

Estos son los productos españoles afectados por los aranceles de Trump

Las nuevas tasas afectarán a las ventas de España a Estados Unidos en unos 1.096 millones de euros

El último capítulo de la guerra comercial entre Estados Unidos y el resto del mundo afectará en este caso a la Unión Europea y supondrá que desde el próximo 18 de octubre la exportación de productos agroalimentarios comunitarios se verá gravada con aranceles adicionales del 25%. En el caso de España, afectarán a vinos, licores, aceites, lácteos, quesos, carne de porcino, melocotones, peras y cítricos, entre otros productos.

Publicidad

En concreto, en la «lista negra» de Donald Trump destacan varios códigos arancelarios relativos al aceite de oliva, tanto virgen como de otras variedades, y a las aceitunas verdes deshuesadas o rellenas. También están en la lista la mantequilla y, sobre todo los quesos. Destacan los elaborados con leche de oveja, que son fundamentalmente los que vende España. También están otros tipos como cheddar, provolone, reggiano, parmesano, gruyere o emmental, aunque estas referencias afectarán sobre todo a otros países europeos. También verá incrementados sus aranceles la carne de cerdo (que no sea jamón, paletas, ni sus cortes) deshuesada, cocida y envasada en recipientes herméticos. En las bebidas, el peso recaerá sobre los vinos tranquilos de menos de 14 grados embotellados. En los productos del mar afectará a los envíos de mejillones, almejas, navajas y otros tipos de moluscos, tanto preparados como en conserva, muy típicos en España. En frutas y hortalizas, Trump ha puesto mayores trabas a la entrada de cerezas, melocotones, naranjas, limones, mandarinas y otros híbridos de cítricos tanto frescos como deshidratados, a los que hay que sumar zumos o peras en conserva.

Según las cifras proporcionadas por la secretaria de Estado de Comercio en funciones, Xiana Méndez, las nuevas tasas impactarán sobre las exportaciones españolas al país norteamericano por valor de 1.000 millones de euros. Durante el último año, el valor de las exportaciones españoles a Estados Unidos se situó en torno a los 400 millones de euros en el caso del aceite, 300 millones en vino, 180 millones en aceitunas y 87 millones en productos lácteos, fundamentalmente quesos. En total, España exporta cada año a EE UU más de 1.728 millones de euros en alimentos y bebidas, según la patronal de la industria, que recuerda el carácter estratégico del que es para España el primer mercado en volumen fuera de la Unión Europea y el sexto del mundo.

«Moneda de cambio»

En este sentido, las organizaciones agrarias Asaja, COAG y UPA, y Cooperativas Agro-Alimentarias han exigido a la UE y al Gobierno medidas para evitar que los aranceles anunciados por EE UU a productos agroalimentarios se hagan efectivos, una decisión que, a su juicio, les coloca como «moneda de cambio» en una guerra comercial. Una «respuesta contundente», una solución «rápida y equilibrada», «máxima presión internacional» o evitar un escenario de «auténtico desastre» son los términos con los que ha reaccionado a la imposición de aranceles.

Publicidad

La lista provisional de productos sujetos a derechos de importación adicionales del 25% «ad valorem» (según el valor) tiene un fuerte impacto sobre productos de España, pero también de Francia (vino y quesos), Alemania (café, galletas, gofres), Reino Unido (whisky y dulces) o Italia (quesos), a los que hay que añadir otros procedentes de más de una veintena de países comunitarios que pasan ahora a estar en el punto de mira de Trump.

Precisamente, el presidente estadounidense calificó de «bonita victoria» la decisión adoptada por la Organización Mundial del Comercio (OMC), que ha autorizado a EE UU a imponer aranceles por importe de 7.500 millones de dólares (6.839 millones de euros) a productos de la Unión Europea en respuesta a las subvenciones supuestamente ilegales de las que se ha beneficiado durante años el fabricante aeronáutico europeo Airbus. Por supuesto, Trump se refirió al asunto desde su cuenta de Twitter, hecho que fue contestado por el presidente del Gobierno en funciones de España. En este sentido, Pedro Sánchez pidió actuar con «prudencia, eficacia y previsión» ante la incertidumbre que puede producir el Brexit, el enfriamiento de la economía y «el renovado afán proteccionista de algunos dirigentes que tuitean por la noche».

Publicidad

Ante la preocupación de los distintos sectores implicados, el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación en funciones, Luis Planas, anunció desde Badajoz que el Gobierno se reunirá con los afectados para establecer una reacción común. «No es una buena noticia, pero es evidentemente el reflejo de una actitud de falta de seguimiento y de respeto al comercio multilateral basado en reglas», dijo Planas, tras señalar que el Ejecutivo ya ha contactado con la Comisión Europea.

Para la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), el único objetivo de esta agresiva política arancelaria es «causar el mayor daño económico y político posible a Europa». En cualquier caso, las nuevas tasas no afectarán únicamente al sector alimenticio, sino que también impactarán en un número importante de sectores relacionados, como la distribución y el transporte.

Publicidad