Finizens, la empresa que ha revolucionado la banca tradicional

Con bajas comisiones, transparencia y sin conflictos de intereses, busca cambiar el sector financiero para que éste piense más en el beneficio de sus clientes

El CEO de Finizens, Giorgio Semenzato, en la sede de la empresa
El CEO de Finizens, Giorgio Semenzato, en la sede de la empresa

El sector financiero está viviendo una revolución enfocada hacia la digitalización. Buena parte de la culpa la tienen las nuevas empresas que han entrado de lleno rompiendo con la noción tradicional de la banca y aportando soluciones online. Una de las que más impacto ha tenido ha sido Finizens, fundada en 2015 para dedicarse a la gestión de patrimonios especializados en la inversión pasiva. En septiembre del año pasado anunciaron que daban un gran salto para participar también en el segmento de la banca privada.

Finizens contaba con una cartera de fondos de inversión pasiva indexados, y notaba que cada vez más clientes procedentes de la banca privada se interesaban por esa propuesta. Así que se pusieron manos a la obra para cubrir esa demanda y crearon un nuevo servicio más personalizado y exclusivo bajo la etiqueta de Finizens Premium.

Este producto destinado a patrimonios de entre 100.000 y 50 millones de euros, cuenta el CEO de la empresa, Giorgio Semenzato, tiene ventajas adicionales. La principal es que las comisiones son muy reducidas, y serán menores cuanto mayor sea el patrimonio del inversor. Para los que posean el mínimo exigido, la comisión de gestión alcanzará el 0,37%; para quienes cuenten con hasta un millón de euros será del 0,25% y para los que tengan más de 5 millones, un 0,15%.

Dichas comisiones son de hasta un 85% más bajas que las de un banco tradicional. Pero además, Finizens Premiun otorga a sus clientes un banquero privado asociado a su cuenta para asesorarle, y acceso privilegiado a eventos y cursos de formación que le puedan interesar. En definitiva, comenta Semenzato, se trata «de ofrecer al usuario un servicio de banca privada pero manteniendo las características de nuestra empresa, como la transparencia, la seguridad o las comisiones reducidas».

La combinación ha resultado muy exitosa, pues el servicio ya suma 6.000 inversores y aunque por política de la empresa no hablen de cifras concretas del patrimonio gestionado, pueden confirmar que éste crece a dobles dígitos mes a mes. Uno de los secretos de este incremento, cuenta Semenzato, es que la mayoría de los usuarios recomiendan Finizens Premium cuando comprueban que elimina los costes elevadísimos que conlleva un banquero privado y que son los culpables de los pobres resultados de inversión.

Sin embargo, la empresa ha acumulado unos muy buenos datos de rentabilidad, de hasta un 3,5% por encima de la media del mercado. Y claro, con esta cifra y la gran acogida que ha tenido Finizens en nuestro país, los bancos tradicionales se han fijado en su modelo de negocio. Semenzato explica que «están adaptándose a ese entorno de competencia e intentan dar al cliente una experiencia parecida a la nuestra. Pero sus conflictos de intereses internos y con los consumidores impiden que en estas entidades se produzca una transformación de verdad».

Finizens no tiene este conflicto de intereses por los que la Unión Europea ha tenido que aplicar la normativa MiFID con el objetivo de proteger al cliente. Ellos se basan en la transparencia y la independencia. Además, ofrecen carteras diversificadas en 17.000 posiciones y piensan, sobre todo, en el largo plazo para que se maximice más el dinero de los usuarios, manifiesta Semenzato, «en lugar de centrarnos en el corto para, simplemente, generar comisiones».

Finizens ha venido para revolucionar la banca tradicional, para competir con las entidades financieras «caras y malas», califica Semenzato, «las que ofrecen un servicio obsoleto e ineficiente ni han querido mejorar en beneficio del cliente». Están abiertos a que estos bancos cambien. De hecho, estarían contentos de que lo hicieran, porque así se demostraría que Finizens ha tenido un impacto en el sector y ha impulsado que se corrijan sus defectos.

Pero no todo va a ser competir. También existen entidades privadas con las que comparten valores y, por lo tanto, han colaborado con ellas. Para concluir, Semenzato cuenta que tienen «una alianza con Evobanco, por la cual les hemos prestado nuestra tecnología y nuestro administrador de gestión para que se la ofrezcan a sus clientes». Y, de esa manera, dar un paso más para que el sector bancario beneficie todo lo posible a sus clientes.

Sus secretos

Las bajas comisiones de Finizens tienen una explicación bastante sencilla. Giorgio Semenzato cuenta que «gracias a la tecnología podemos ahorrar costes y ser mucho más eficientes como empresa». Además, sólo ofrecen fondos de inversión indexados, los cuales de por sí conllevan comisiones 10 veces menores a las de un banco tradicional. Y así es como han logrado convertirse en una de las entidades financieras más atractivas de nuestro país en muy pocos años. Otro de sus secretos es el acceso a la gestión de sus inversiones. Lo puede hacer en todo momento, 24/7 como dicen ellos, a través de su teléfono móvil con la aplicación de Finizens, preparada para que sea intuitiva para los clientes. Por otra parte, la empresa realiza informes en tiempo real de sus inversiones, para que realiza un análisis más profundo sobre qué transcurso están siguiendo. Por otra parte, la liquidez se produce de manera inmediata y sin ninguna restricción.