MENÚ
lunes 12 noviembre 2018
22:15
Actualizado
  • 1

Fomento buscará fórmulas para sacar al mercado de alquiler viviendas vacías

Admite que el coste del final de los peajes lo pagaremos «entre todos». Ratifica el plan extraordinario de carreteras.

  • Ábalos quiere dar continuidad a los planes que ha heredado en Fomento de De la Serna, aunque incluirá ciertos matices
    Ábalos quiere dar continuidad a los planes que ha heredado en Fomento de De la Serna, aunque incluirá ciertos matices

Tiempo de lectura 2 min.

13 de julio de 2018. 01:36h

Comentada
Roberto L. Vargas Madrid. 13/7/2018

Vivienda, vivienda y vivienda. Esa será la prioridad del Ministerio de Fomento de José Manuel Ábalos en esta legislatura. En su primera comparecencia en el Congreso para exponer las líneas de actuación que marcarán su acción de Gobierno, Ábalos dejó bien claro que aunque le preocupen y ocupen las carreteras, los trenes o los aviones, en el primer lugar de su lista está «reorientar» y dar un «giro social» a la política de vivienda para hacerla accesible al mayor número posible de personas. Para ello, hará especial hincapié en facilitar el alquiler con medidas como la redefinición de lo que se considera vivienda vacía para impulsar su puesta en el mercado de arrendamiento.

Para intentar poner freno al desbocado precio del alquiler en algunas ciudades, también anunció cambios en la Ley de Arrendamientos urbanos, ampliando de tres a cinco años el plazo obligatorio de prórroga de los alquileres y fijando límites «razonables» a las garantías adicionales de fianzas. También mejorará las ayudas al alquiler para jóvenes e impulsará la construcción de 20.000 viviendas sociales en ciudades donde haya demanda y los precios estén desbocados. El objetivo es tener estas casas en un plazo de cuatro o seis años. Entre tanto, el Ministerio de Fomento negociará con la Sareb acuerdos para habilitar pisos para alquiler social.

Si en vivienda Fomento pretende dar un giro a las políticas heredadas del PP, en el resto de parcelas pretende ser continuista en lo que a las inversiones comprometidas se refiere –licitará contratos por algo más de 5.000 millones hasta final de año–, si bien introducirá algunos cambios. Ábalos, por ejemplo, anunció que acometerá un único plan nacional de Cercanías en lugar de varios como propuso Íñigo de la Serna. También confirmó, como adelantó LA RAZÓN, la continuidad del plan extraordinario de carreteras (PIC), aunque siempre que esta colaboración resulte en beneficio del Estado. En materia de carreteras, llamó a repensar el modelo porque admitió que levantar los peajes no saldrá gratis. Su mantenimiento «lo pagaremos entre todos en los presupuestos», aseguró. En lo que se refiere a aeropuertos, confirmó que se seguirá adelante con el plan estratégico 2018-2021 de Aena y con los planes inmobiliarios de Barajas y Barcelona, que, insistió, no contemplan la venta de terrenos.

Últimas noticias