Grupo Fulton hace de la eficiencia energética el motor de su negocio

La compañía valenciana cumple 50 años, aunque es a partir de 1999 cuando arranca su espectacular crecimiento, basado sobre todo en los proyectos de ahorro energético para el sector público y las empresas

El director general del Grupo Fulton, Luis Romero
El director general del Grupo Fulton, Luis Romero

La compañía valenciana cumple 50 años, aunque es a partir de 1999 cuando arranca su espectacular crecimiento, basado sobre todo en los proyectos de ahorro energético para el sector público y las empresas

Lograr una eficiencia energética de alto nivel, no solo va a ser obligatorio en un futuro muy cercano, sino que además constituye un enorme ahorro para las empresas y para las administraciones públicas. El Grupo valenciano Fulton hace años que vislumbró el nacimiento de este nuevo nicho de mercado. Tanto es así, que la apuesta por la eficiencia energética ha permitido a la compañía multiplicar por cinco las cifras de negocio en el último lustro. En la actualidad, sus clientes se distribuyen en un 70% de sector público y un 30% de empresas privadas. «Queda muchísimo por hacer», asegura el director general del Grupo Fulton, Luis Romero. Según un estudio de EnerAgen (la Asociación de Agencias Españolas de Gestión de la Energía) de los 8.122 municipios que hay en España tan solo en 198 se han licitado proyectos de este tipo.

El ahorro es tremendo, de entre un 35 y un 50%, dependiendo del tipo de instalación, por lo que a las Administraciones Públicas, más que a nadie, les interesa poder realizar ajustes en un gasto tan importante como la energía. Por no hablar de los beneficios medioambientales, puesto que se se reducen las emisiones de CO2 a la atmósfera.

La cartera de proyectos energéticos de Fulton ha ido creciendo hasta situarse como referente en la Comunitat Valenciana y entre las diez compañías españolas más destacadas en el sector. La eficiencia energética supone ya el 70% de los ingresos –que se sitúan en el entorno de los 50 millones de euros anuales– y la previsión para este año es de crecer cerca de un 20%.

En la actualidad gestionan importantes contratos en toda España como el de la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades de la Gerencia de Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León (157 centros y 43 millones de euros), el Hospital General de Valencia, donde construyeron 27 quirófanos, o en municipios como Alcañíz (Teruel), Cabrera d’Anoia (Barcelona) o el Consell Comarcal de Ribera d’Ebre en Tarragona, que agrupa a nueve pueblos de la zona. En cuanto a su posible salida al exterior de España, Luis Romero señala que, aunque existen zonas muy interesantes, como Argelia o Suramérica, la diferencia jurídica y normativa hace todavía complicado el trabajo. Además, indicó que la compañía prefiere por ahora consolidarse en el mercado español donde su crecimiento es exponencial.

En el territorio nacional cuenta ya con delegaciones en Cataluña, Andalucía, Aragón, Madrid y Castilla y León, pero también gestionan proyectos en otras regiones como Baleares, Extremadura, Castilla-La Mancha y Murcia.

Además de la división de servicios integrales, el Grupo tiene en cartera el mantenimiento de 500 edificios repartidos por toda España. Un listado en el que destacan recintos universitarios como la Universidad Carlos III de Madrid, la Politécnica de Valencia o la Universidad de Zaragoza. Además, trabajan en el mantenimiento de centros como el Hospital La Fe de Valencia, el Gregorio Marañón y el Ramón y Cajal de Madrid o el Hospital de Coria en Cáceres, así como un amplio abanico de centros penitenciarios, museos y aeropuertos.

Salas blancas

Las conocidas como «salas blancas» o «salas limpias», forman parte de otra de las ramas de especialización del negocio de Fulton. Se trata de instalaciones en hospitales o laboratorios, que requieren de un perfecto nivel de asepsia. «No se trata solo de las condiciones de climatización, sino de que la higienización sea perfecta», indica Romero.

También realizan proyectos de construcción y reforma «llave en mano» a nivel industrial y energético, tanto para el sector público como privado. Lideran el proceso de principio a fin lo que permite a los clientes cubrir todas sus necesidades, desde el diseño conceptual e ingeniería, pasando por la planificación y construcción, hasta su mantenimiento y puesta en marcha.

El buen funcionamiento de la compañía se traduce en que, en un momento de crisis económica como la que ha vivido España en los últimos años, donde la mayoría de empresas han optado por los ERE como forma de equilibrar sus balances, Fulton ha mantenido el crecimiento de su plantilla.

La dirección y gestión de los proyectos es asumida por personal de Fulton, mientras que la mano de obra se contrata en las zonas donde se consigue cada contrato, de forma que se apuesta también en la economía local. La compañía ha conseguido además recientemente el certificado medioambiental europeo EMAS (Registro del Sistema Comunitario de Gestión y Auditorías Ambientales) para sus oficinas, siendo una de las poco más de 40 entidades, públicas y privadas, que mantienen dicha certificación en el ámbito de la Comunitat Valenciana.

Sus instalaciones están ubicadas en el Parque Tecnológico de Paterna, a pocos kilómetros de Valencia.

Historia de un éxito

El Grupo Fulton nació hace 50 años como una firma de refrigeración industrial y climatización. Las cosas no les iban mal, pero no fue hasta 1999, cuando Luis Romero, adquirió la compañía, que se produjo el gran crecimiento. No hay nada más que ver el número de trabajadores: de 15 en 1999 a los más de 400 empleados actuales. Romero tuvo claro que había que hacer cambios y que el futuro estaba en unas políticas empresariales menos contaminantes y con un mayor grado de responsabilidad social. Patrocina además una cátedra en la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) sobre gestión y ahorro de energía y organizan jornadas divulgativas en diferentes universidades.