Indra impulsa el voluntariado de sus profesionales

Coincidiendo con la Semana del Voluntariado Corporativo ha lanzado una iniciativa en la que sus trabajadores idean soluciones tecnológicas para mejorar la vida de las personas con discapacidad intelectual

Según el Índice de Dow Jones (DJSI), Indra, una de las compañías líderes en sostenibilidad del mundo, ha hecho del voluntariado corporativo uno de los ejes mediante los que articula su contribución a la sociedad.

En el desempeño de su actividad, las empresas necesitan cada vez más generar no sólo valor económico, sino también valor social. Ese compromiso se extiende además a sus profesionales, que valoran de una forma muy positiva el formar parte de compañías responsables, que apuestan por la sostenibilidad y que les dan la oportunidad de aportar su granito de arena.

Según el Índice de Dow Jones (DJSI), Indra, una de las compañías líderes en sostenibilidad del mundo, ha hecho del voluntariado corporativo uno de los ejes mediante los que articula su contribución a la sociedad y, sobre todo, da respuesta a las inquietudes de sus profesionales, contribuyendo además a generar una nueva cultura más colaborativa, innovadora y comprometida.

En 2018 Indra puso en marcha un nuevo plan de voluntariado, que fue diseñado «teniendo en cuenta la estrategia de la compañía y contando con la opinión y colaboración de los profesionales a través de entrevistas, focus groups y cuestionarios», explica Natalia Gómez, responsable de Acción Social de Indra. De acuerdo con los intereses de los empleados, se definieron tres líneas de actuación: voluntariado digital, para reducir la brecha digital; voluntariado social, que incluye actividades de coaching, mentoring, acompañamiento en ocio y deporte, así como campañas de ayuda humanitaria; y voluntariado ambiental, orientado al cuidado y conservación del medioambiente.

Sólo en el último año, más de 600 profesionales de Indra, acompañados por más de 150 personas de su entorno, han dedicado cerca de 5.000 horas como voluntarios a un total de 61 iniciativas gracias a ese plan. Una de las últimas actividades lanzadas por la compañía ha sido la segunda edición del programa coNN.TTigo, una acción de voluntariado digital inclusivo, pionera e innovadora que persigue la búsqueda de soluciones tecnológicas para mejorar la vida de las personas con discapacidad intelectual. Puesta en marcha en colaboración con Fundación Juan XXIII Roncalli, Indra ha querido sumarse con ella a la Semana Internacional del Voluntariado Corporativo, Give & Gain, que organiza Forética en España del 7 al 14 de mayo.

Mejorar la empleabilidad

Mediante esta iniciativa, profesionales de Indra han compartido una jornada con usuarios y trabajadores de Fundación XXIII Roncalli para conocer de primera mano las necesidades y dificultades a las que se enfrentan las personas con discapacidad intelectual en su vida cotidiana, tanto en el lugar de trabajo como en su entorno social. A través de coworking y design thinking, los profesionales de Indra van a trabajar en equipos para proponer nuevas soluciones tecnológicas innovadoras en ámbitos como atención al cliente, calidad de la atención, oportunidad de empleo y economía circular, así como servicios de marketing, que ayuden a estas personas a mejorar su empleabilidad.

Los voluntarios de Indra trabajarán durante un mes en el diseño de dichas soluciones, cuyo objetivo final es favorecer la autonomía y la inclusión efectiva de las personas con discapacidad intelectual. Finalmente, se realizará un acto de cierre del programa y los profesionales de Indra disfrutarán de un almuerzo ecológico junto con los profesionales y usuarios de la Fundación.

«Esta actividad de voluntariado nos ayuda a sensibilizar a nuestros profesionales y a acercarles a otra realidad, a la vez que les permite desarrollar competencias y capacidades como trabajo en equipo, creatividad o comunicación. Además, este tipo de iniciativas contribuyen a crear orgullo de pertenencia y, sobre todo, nos permiten contribuir a la sociedad aportando soluciones tecnológicas, que es lo que mejor sabemos hacer», señala la responsable de Acción Social de Indra.

Otro ejemplo, en este caso de voluntariado ambiental, es la actividad de reforestación en la Sierra del Jarama impulsada por la compañía para compensar parte de las emisiones resultantes de su actividad de 2018. Gracias a la plantación de más de 350 árboles en la zona, se conseguirá compensar un total de 94 toneladas de CO2 en los próximos 40 años.

Indra colabora con numerosas organizaciones como Fundación Integra, Fundación Princesa de Girona, Fundación Exit, Cruz Roja, Banco de Alimentos, Fundación Emilio Sánchez Vicario o Cooperación Internacional (Día Solidario de las Empresas) para desarrollar otras acciones de voluntariado digital, social y medioambiental.

Al servicio de una buena causa

Además del voluntariado corporativo, destacan dentro de la acción social de Indra otras dos iniciativas con las que la compañía contribuye a su entorno: las tecnologías accesibles, que favorecen el desarrollo de soluciones innovadoras que mejoren la integración de las personas con discapacidad, y los proyectos pro bono, que Indra desarrolla de forma gratuita para mejorar la capacitación tecnológica e impulsar la transformación digital de ONGs, Asociaciones y Fundaciones para que puedan desarrollar su labor de forma más eficiente.

La compañía ha dedicado en el último año más de un millón de euros a sus diferentes líneas de acción social: más de 300.000 euros a la investigación en tecnologías accesibles; cerca de 200.000 euros en aportaciones en tiempo a los proyectos pro bono; más de 400.000 euros en aportaciones a fundaciones, entidades sin ánimo de lucro e instituciones académicas; y más de 400.000 euros al cumplimiento en España de la Ley General de Derechos de las personas con Discapacidad y de Inclusión social, destinados a fundaciones y entidades sin ánimo de lucro.

«Ser una compañía socialmente responsable y comprometida, con diferentes propuestas de voluntariado e iniciativas como las tecnologías accesibles, contribuye a mejorar nuestro atractivo como compañía para los profesionales», señala Natalia Gómez.

Indra ha recibido este año el certificado Top Employer 2019 por ser una de las empresas que ofrecen mejor entorno de trabajo a sus profesionales.