Jaime García-Legaz: «España ha dado un salto espectacular en su sector exterior en los últimos años»

Jaime García-Legaz, Secretario de Estado de Comercio, durante el desayuno informativo en La Razón
Jaime García-Legaz, Secretario de Estado de Comercio, durante el desayuno informativo en La Razón

El sector exterior español ha vivido una revolución. En apenas cinco años, nuestro país ha sido capaz de aumentar sus exportaciones en 120.000 millones de euros hasta situares como la segunda potencia exportadora del continente, sólo superada por Alemania.

Un avance fundamentado en el cambio de cultura de las compañías, que han ampliado su horizonte de negocio, y en el crecimiento de alternativas de financiación no bancarias, como el factoring, que han permitido a muchas empresas lanzarse a otros mercados.

Ésta fue la principal conclusión a la que se llegó en el desayuno con Jaime García-Legaz, secretario de Estado de Comercio, organizado ayer por el diario LA RAZÓN, en colaboración con Bravo Capital, bajo el título «Financiación e internacionalización de las pymes españolas».

La bienvenida corrió a cargo de Iñaki Zaragüeta, subdirector del periódico y director de la delegación de Valencia, quien se encargo de recordar el gran desarrollo que ha experimentado la financiación no bancaria en España.

«El shadow banking ha protagonizado una situación digna de estudio. En nuestro país ya se mueven 700.000 millones a través de estos canales», destacó. En esta línea, Josep Sellés, Vice Charmain de FCI, y encargado de inaugurar el acto, celebró la buena salud del sector del factoring en nuestro país que ya ha dejado atrás la crisis y retoma la senda del crecimiento. «Tenemos un sector potente y, además, volvemos a crecer después de dos o tres años malos», indicó.

Exterior

«España ha dado un salto espectacular en su sector exterior en los últimos años», destacó Jaime García-Legaz. Prueba de ello son los 340.000 millones de euros en bienes y servicios que exportó nuestro país el año pasado, lo que supone un 34% del Producto Interior Bruto (PIB), y nos sitúa por delante de potencias como Francia, Italia o Reino Unido.

Gracias a este músculo exportador, España ha conseguido en los últimos cuatro años darle la vuelta a su déficit exterior, el más alto del mundo desarrollado, y encadenar cuatro años consecutivos de superávit comercial. «Nunca habíamos registrado en nuestra historia cuatro años seguidos de superávit y en 2016, pase lo que pase, lo vamos a conseguir. Además, el recorrido para seguir acumulando estos superávits es amplio», subrayó el secretario de Estado de Comercio.