La banca española acumula la mitad de créditos dudosos que la italiana

La morosidad de los préstamos cae al 9,84%, la tasa más baja desde 2012

La banca española gana solvencia mes a mes. Lo hace con respecto a su pasado más reciente y lo hace con respecto a la banca extranjera. Sobre todo, si se la compara con la Italiana, cuya morosidad amenaza con convertirse en el nuevo tsunami económico de la eurozona. Según los datos difundidos ayer por el Banco de España, la morosidad de los créditos concedidos por los bancos, cajas y cooperativas a particulares y empresas ha caído al 9,84% en mayo, último mes del que existen estadísticas disponibles. En total, la cifra de créditos dudosos se ha reducido en 1.583 millones con respecto a abril, al situarse en 126.152 millones de euros. En el último año, los préstamos dudosos se han reducido en 27.999 millones de euros, lo que representa un porcentaje del 18,16%.

A la vista de estos datos, la morosidad de la banca española ha caído 3,76 puntos con respecto a diciembre de 2013, fecha en la que la tasa registró su máximo histórico, justo seis meses después de que cuajara el rescate a las entidades financieras de nuestro país. Frente a la proporción de 9,84 préstamos dudosos de cada cien suscritos que se registran en España, la banca italiana alcanza, de media, una tasa del 17%, umbral que supera el límite a partir del cual las reglas no escritas aconsejan una inyección de capital o rescate en toda regla. Algunas entidades transalpinas superan incluso el 30%, como, por ejemplo, el histórico Monte Dei Paschi, banco que acumula una del 35%. Gran parte de esa cartera es, además, incobrable, lo que ha disparado todas las alarmas en Europa, en un fenómeno agravado por la volatilidad de los mercados y por el Brexit.

Menos provisiones

En España, además de la limpieza de las carteras tras unos meses «negros», ha influido en el descenso de la morosidad el descenso experimentado por el crédito global concedido por el sector, pese a los incentivos del Banco Central Europeo (BCE) precisamente para lo contrario, que es impulsarlo. Dicho crédito se ha reducido en 6.786 millones de euros, un 0,52%, hasta situarse en 1,281 billones de euros, según informa Otr/Press.

En términos interanuales, el crédito global ha descendido un 5,06%. Además, y en línea con la morosidad, las entidades financieras de nuestro país han recortado sus provisiones con respecto a abril en 762 millones de euros, hasta situarse en 74.664 millones. Un año antes, este «colchón» de capital se situaba en 91.836 millones de euros.