La CEOE ve en el contrato a tiempo parcial la solución a la falta de empleo

Juan Rosell, presidente de la CEOE
Juan Rosell, presidente de la CEOE

El presidente de la CEOE, Juan Rosell, ha considerado hoy que la solución a la falta de empleo en España vendrá de la contratación a tiempo parcial, que cree que por su flexibilidad será "el contrato estrella", sobre todo para los servicios y el comercio, y menos para la industria. En un encuentro informativo, Rosell ha hecho hincapié en que el contrato a tiempo parcial está infrautilizado en España, donde supone alrededor del 15 % de la contratación total, mientras que en otros países europeos como Alemania hay 4,6 millones de "minijobs".

"No es el mejor contrato, ni el que más nos gusta, pero es el más posible", ha afirmado Rosell, que cree que la contratación a tiempo parcial puede ayudar al trabajador a "complementar"trabajos.

La patronal prevé que el próximo año pueda haber una creación neta de empleo de alrededor de 17.000 puestos de trabajo, lo que supondría un aumento del 0,1 %, en tanto que para 2015 el incremento será del 0,5 %.

La CEOE ha mejorado sus previsiones económicas, de forma que para el cuarto trimestre espera que la economía avance entre el 0,2 % y el 0,3 %, en tanto que para 2014 calcula un crecimiento del 0,9 % y para 2015, del 1,6 %.

"Ya estamos saliendo de la crisis", ha constatado el presidente de la CEOE, quien ha asegurado que la economía española puede volver a generar empleo con tasas de crecimiento aún reducidas.

Sobre la reforma de las pensiones que será aprobada definitivamente esta semana en el Congreso de los Diputados, Rosell ha manifestado que la CEOE apoya la reforma, aunque hubiera preferido que saliera adelante con el consenso con los agentes sociales.

"Estamos en una actitud pragmática", ha dicho Rosell, que ha subrayado que era necesario afrontar el importante déficit que la Seguridad Social en los últimos tres años, teniendo en cuenta que el gasto en pensiones aumentará un 4,9 % en 2014 y seguirá aumentando en los próximos años por el envejecimiento de la población.

"No seamos frívolos ni digamos lo que no puede ser", ha dicho en referencia a las críticas de sindicatos y oposición sobre la reforma de las pensiones, que consideran como un recorte.

"No es posible subir mucho las pensiones, hay que cuadrar los números", ha insistido.

Ha valorado el hecho de que el Gobierno haya introducido en la reforma una mejora en el índice de revalorización de las pensiones, por la que en épocas de bonanza éstas subirán el IPC más el 0,50 %.

El presidente de la patronal se ha mostrado a favor de la posibilidad de que las pensiones de muerte y supervivencia corran a cargo de los Presupuestos Generales del Estado, si bien ha comentado que "al final lo paga igual el contribuyente".

En cuanto a la próxima reforma fiscal que planea el Ejecutivo, ha reconocido que "hay falta de ingresos"y ha abogado por hacer aflorar la economía sumergida y por simplificar todas las figuras impositivas y reduciendo las bonificaciones y deducciones.

Preguntado sobre la posibilidad de que el Gobierno elimine la deducción por compra de vivienda con carácter retroactivo, ha asegurado que "todo lo que sea retroactivo es mala cosa"y que todos los sectores relacionados con la vivienda son "firmes defensores"de este incentivo.

Rosell se ha quejado de que en los últimos años ha aumentado la presión fiscal y ha reconocido que los salarios han bajado de manera importante, algo que espera que pueda cambiar en 2015 cuando la economía vaya mejor y se genere más empleo.