Actualidad

La troika celebra el compromiso de Portugal de cumplir el déficit

La troika compuesta por la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), celebró hoy la intención de Portugal de tomar las medidas necesarias para cumplir con su objetivo de déficit tras el veto del Tribunal Constitucional a algunos recortes.

"Celebramos el firme compromiso del Gobierno de identificar las medidas necesarias para rellenar el agujero fiscal creado por las sentencias del Tribunal Constitucional con el fin de cumplir con los objetivos presupuestarios acordados en el programa", declararon las instituciones en un comunicado.

"La CE, el BCE y el FMI toman nota de la intención del Gobierno de Portugal de esperar las sentencias del Tribunal Constitucional sobre las medidas presupuestarias adoptadas antes de formular una respuesta", indicaron.

Agregaron que tales sentencias "no se esperan antes de que expire el programa del FMI y la Unión Europea a finales de junio".

Además, tomaron nota de la decisión del Gobierno portugués de no buscar una extensión del programa, y de que concluya sin haberse completado la duodécima y última revisión del mismo y sin recibir el país el último tramo de ayuda asociado.

La troika de acreedores también animó al Gobierno portugués a "continuar el proceso en marcha de reformas estructurales".

"Unas políticas económicas sólidas a medio plazo serán esenciales para reforzar la recuperación y garantizar un crecimiento sostenible y la creación de empleo", en su opinión.

"Seguimos dispuestos a ayudar a las autoridades y al pueblo portugués mientras continúes sus esfuerzos", manifestó la tríada.

Por su parte, la presidencia del Ecofin (Ministros de Economía y Finanzas de la UE) se pronunció en términos similares en un comunicado y aseguró que "entiende"que Portugal necesita "algún tiempo"para analizar la decisión del Tribunal antes de establecer "medidas de compensación".

Igualmente, elogió a las autoridades portuguesas por sus "logros"en el programa de consolidación de las finanzas públicas, la estabilización del sector financiero y en "devolver a la economía al camino del crecimiento".

El veto del alto tribunal ha suspendido de momento la transferencia del último tramo del préstamo de 78.000 millones de euros que la UE y el FMI concedieron a Portugal, equivalente a unos 2.600 millones de euros, aproximadamente.

Sin embargo, la ministra de Finanzas, Maria Luís Albuquerque, anunció hoy el Gobierno renuncia a recibir los últimos fondos del rescate por no querer solicitar una extensión del programa de asistencia, tanto más que cuenta con un remanente financiero suficiente.