La Zona Franca de Barcelona dispara su beneficio un 84%

La entidad organizará el próximo congreso mundial en 2019.

El Consorcio de la Zona Franca de Barcelona (CZFB) acaba de cumplir 100 años en un gran momento de forma. En 2019 organizará el congreso mundial de zonas francas, cerró 2016 con un beneficio de 8,3 millones, un 84% más, y, desde hace seis meses, forma parte de la asociación mundial de zonas francas.

Con estos datos bajo el brazo, el delegado especial del Estado en el CZFB, Jordi Cornet, pronunció ayer una conferencia en la Cámara de Comercio de Barcelona en la que desgranó los resultados del Consorcio desde su llegada. Así, las cifras, según explicó, son fruto de una reducción generalizada de los gastos y un aumento de los ingresos. Cornet explicó que en 2011, a su llegada, el CZFB registró unas pérdidas de 12 millones de euros y que al año siguiente éstas se dispararon hasta los 27 millones a causa de la crisis. En 2013, sin embargo, la entidad volvió a la senda del crecimiento. Por ello, quiso destacar que en los últimos cinco años la entidad ha reducido sus gastos un 31%, concretamente en 8,1 millones de euros, mientras que la deuda financiera ha bajado un 71%, desde los 195 a los 56 millones de euros, lo que le ha permitido recuperar capacidad inversora. Gracias a la buena salud económica, Cornet avanzó que en el próximo pleno de la entidad propondrá que el 5% de los beneficios se destinen cada año a ayudas sociales.

Cornet señaló que «se le ha dado la vuelta a la situación económica del Consorcio, consiguiendo un consenso que parecía imposible», por lo que, subrayó, el gran objetivo de los próximos 10 años es ayudar a las pequeñas y medianas empresas y a los emprendedores de Barcelona a abrirse camino en el mundo y avanzar en el universo 4.0. Al mismo tiempo, Cornet se ha marcado como objetivo favorecer que Barcelona disponga de más vivienda de precio asequible.

En los últimos meses, el Consorcio ha apostado también por la innovación y ha creado dos nuevos salones: Inmotecnia Rent, el Salón de Nuevas Tecnologías Aplicadas al Sector Inmobiliario, y eDelivery Barcelona Expo Congress, centrado en la logística del comercio electrónico. «En estos seis años hemos hecho todo esto, hemos hecho los deberes», resumió Cornet.

El delegado del Estado explicó que la entidad, que cumplió en 2016 cien años, es «un proyecto “win-win”» de un gobierno y una ciudad que nació de la petición popular y de las entidades sociales catalanas para aprovechar la oportunidad que brindaba a la economía local la Europa de la Primera Guerra Mundial. «Fruto del consenso –añadió–, ha mantenido este espíritu dialogante y que mira a la apertura económica al mundo a lo largo de un siglo al servicio de Barcelona, Cataluña y España».