Las empresas valencianas mejoran su calificación crediticia

La mayoría de las primeras 500 empresas de la región superan el aprobado, según revela un informe elaborado por Bravo Capital

Las empresas valencianas han mejorado su «rating» en los últimos años. Así lo evidencia el análisis de las 500 compañías más grandes de la Comunidad Valenciana, y que recoge «Valencia 500», un estudio elaborado por Bravo Capital. Así, todas estas sociedades han mejorado de media su calificación crediticia más de dos puntos porcentuales, pasando del 3% de 2013 al 5,08% que obtuvieron en 2014. Estos datos son aún más relevantes si se tiene en cuenta el contexto económico complicado al que se han enfrentado las empresas españolas en los últimos ejercicios. «Estos datos son realmente buenos, ya que, a pesar de que nos encontrábamos en un escenario difícil como consecuencia de la fuerte restricción bancaria y de la contracción económica sufrida por el país, los empresarios valencianos consiguieron mejorar su situación de solvencia», asegura Carlos Fortanet, director de Cuentas de Bravo Capital en la Comunidad Valenciana. A excepción de Actividades Profesionales Científicas y Técnicas, Construcción, y Ocio y Espectáculos, todos los sectores de actividad superan la calificación superior a 5 (BBB+) –siendo la mayor nota AAA, que equivale a 10–. El mayor grado de solvencia lo obtienen las empresas relacionadas con el área de la Sanidad y Servicios Sociales, con un «rating» que se sitúa en el 6,40%.

Así, la calificación de todos estos sectores que superan el aprobado, y que son la mayoría, se encuentra en el nivel de «grado de inversión», lo que da idea de su solvencia. Además, ocho de los doce sectores analizados han mejorado su calidad crediticia en relación a los dos ejercicios anteriores, lo que indica, a juicio de Carlos Fortanet, que «las empresas valencianas están haciendo las cosas bien y están creciendo equilibradamente». Agua y Saneamiento, Comercio, Construcción, Hostelería, Industria, Manufacturera, Sanidad y Servicios Sociales, Servicios Auxiliares y Suministro, Energía, y Gas han logrado mejorar su solvencia año tras año.

Detrás de estas buenas cifras de solvencia se encuentra un importante crecimiento del EBITDA y una reducción de la deuda. Así, el EBITDA de las 500 empresas creció en 2013 con respecto a 2012 un 33%, y un 8% si el que se compara es el ejercicio 2014 frente a 2013. También cabe destacar que el margen EBITDA del total agregado ha aumentado del 6% en 2012 al 7% en 2013, acabando con un 8% en el último ejercicio. En lo referente a la deuda financiera bruta de las empresas de Valencia500, ésta ascendió en 2014 a casi 8,8 millones de euros, lo que supone una reducción del 2% respecto a 2013. Todos los sectores disminuyeron en ese año su deuda financiera bruta, excepto Hostelería y Sanidad y Servicios Sociales. De la misma forma, en 2014, son Agricultura, Ganadería y Pesca, Comercio, Ocio y Espectáculos y, de nuevo, Sanidad y Servicios Sociales, los que más la aumentan.

El informe de Bravo Capital destaca también el contexto macroeconómico en el que las empresas han obtenido estos resultados. Así, el PIB de la Comunidad Valenciana –que representa en 2014 el 9,5% del PIB de España– disminuyó levemente entre 2012 y 2013 (0,24%), para situarse en el terreno positivo en 2014, con un avance del 1,51%. La tasa de desempleo en la Comunidad Valenciana, por su parte, ha disminuido un 19,2% desde 2013.

En el periodo analizado, las exportaciones han crecido vigorosamente, llegando a los 24.853 millones de euros en 2014, lo que ha arrojado un balance positivo de la balanza comercial. La Comunidad Valenciana es la cuarta región española más exportadora, tan sólo por detrás de Cataluña, Comunidad de Madrid y Andalucía, representando el 10,4% del total exportado en toda España. Los productos que más vende al exterior la Comunidad Valenciana son automóviles (19% del total); frutas (11%), cerámica (9%), máquinas mecánicas (7%) y calzado (6%).

Asimismo, el décifit público de la región ha disminuido desde 2011 un 64,5%. «Se partía de un déficit público muy elevado (6.830 millones de euros, el 6,87% del PIB). Gracias al esfuerzo de los valencianos en su totalidad y la buena gestión presupuestaria de estos años, se ha conseguido reducir el déficit público de la Comunidad Valenciana, que era uno de los más altos de España», señala el director de Cuentas de Bravo Capital en esta región. Esta reducción del déficit público ha ayudado a mejorar la solvencia y, de esta forma, la calificación crediticia de la autonomía y, en consecuencia, de sus empresas.