Las renovables han costado 50.000 millones de primas desde 1998

La Razón
La RazónLa Razón

El nuevo marco retributivo para el régimen especial (renovables, cogeneración y residuos) prevé fuertes recortes e incluso la retirada de subvenciones para las plantas eólicas que entraron en funcionamiento antes de 2005. Industria remitió ayer a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia un borrador de orden que desarrolla el nuevo modelo retributivo, un paquete normativo que contempla más de 1.400 supuestos. La normativa prevé una «retribución razonable» del 7,39% para las instalaciones operativas, y del 7,5% para las que entren en funcionamiento en el futuro. Con estas medidas, el Gobierno pretende ahorrar unos 1.750 millones este año después de que las primas al régimen especial le hayan costado al Estado 50.000 millones entre 1998 y 2013, con un aumento del 800% entre 2005 y 2013. La vida útil de las instalaciones de cogeneración será de 20 años, la fotovoltaica de 30 años y la termosolar de 25 años. Aparte de la rentabilidad razonable, la nueva orden recoge un incremento anual de la retribución del 1% hasta el final de la vida útil de la planta. La previsión del precio de la electricidad es de 49 euros por megavatio hora (MW/h) para 2014 y de 50 euros para 2015. Los recortes, según Industria, van del 5,7% a la termosolar, al 7,1% en la fotovoltaica (aunque para estas instalaciones se dan, según los escenarios, mejoras retributivas de hasta el 9%). Por su parte, la patronal eólica calcula que el 37% de sus parques se quedarán sin retribución regulada y el resto cobrará la mitad de lo que recibía hasta ahora.