Los expedientes de regulación se ceban con la industria

El número de afectados ascendió un 40% respecto a 2018. El sector de automoción es el que más sufre, con más de 15.000 trabajadores despedidos y la Comunidad Valencia, la más afectada, con un incremento de los ERE del 354%

El número de afectados ascendió un 40% respecto a 2018. El sector de automoción es el que más sufre, con más de 15.000 trabajadores despedidos y la Comunidad Valencia, la más afectada, con un incremento de los ERE del 354%

Pasado el ecuador del año, las empresas han pisado a fondo en la aplicación de regulaciones de empleo (ERE). Pese a que el mercado laboral mantiene un crecimiento estable aunque a la baja –en el segundo semestre el mercado laboral alcanzó los 19,3 millones de personas empleadas, la más alta desde finales de 2008–, el número de trabajadores afectados por despidos colectivos, suspensiones de contrato y reducciones de jornada ascendió a 44.745 hasta el pasado mes de julio, el último contabilizado en la Estadística de Regulación de Empleo del Ministerio de Trabajo. Eso suponen 12.787 despedidos y un 40% más que en el mismo periodo de 2018.

Los sectores industrial (con 28.220 despidos) y de servicios (con 14.699) han sido los más afectados. Y dentro de la industria, no son buenos tiempos para el sector de la automoción. La pérdida de un 85% más de empleos así lo atestigua. El impacto directo del descenso de las ventas y del retroceso de las exportaciones de los vehículos fabricados en las factorías españolas ha justificado para las empresas la extinción de 15.718 contratos. Si a esta cifra le sumamos los despidos en la industria auxiliar de la automoción, el incremento alcanzaría 2.632 trabajadores más.

En términos globales, las suspensiones de contrato contabilizaron el alza más elevada, con un aumento respecto a 2018 del 74% y 28.920 empleados sin trabajo. Por su parte. los despidos colectivos se elevaron un 12,8% y sumaron 14.500 trabajadores menos. Pese a que los afectados por estas medidas han aumentado significativamente, tanto el número de empresas que optaron por aplicarlas como el número de procedimientos descendieron.

En cuanto a la distribución por regiones, la palma se la lleva la Comunidad Valenciana, que ha aumentado un 354% los expedientes de regulación, con un total de 14.870 trabajadores afectados, de los que 13.615 fueron por suspensiones de contratos –un 671% más–. La causa hay que buscarla en la gran exposición que esta comunidad tiene al sector industria, sobre todo de automoción y manufacturas. En términos absolutos le sigue Madrid, pero en el caso de esta comunidad se ha producido una bajada del 32% en los despidos, hasta alcanzar los 6.283.