Los extranjeros inyectan 88.758 millones en España tras sacar 174.338 en 2012

La Razón
La RazónLa Razón

«Es un momento fantástico, a España le está llegando dinero para todo». Estas palabras pronunciadas por el presidente del Banco Santander, Emilio Botín, el pasado mes de octubre venían a confirmar a España por primera vez como un apetitoso destino inversor, desde que diera comienzo la crisis económica. En concreto, los inversores extranjeros inyectaron en nuestro país 88.758,1 millones de euros en 2013, una cifra que cobra todavía más relevancia si se compara con los 174.338,9 millones que sacaron durante el año anterior, según los datos publicados ayer por el Banco de España.

En apenas un año, España ha conseguido frenar la fuga de capitales y recuperar el crédito perdido. El buen comportamiento de nuestra economía, que durante el tercer trimestre de 2013 abandonó la recesión con un crecimiento del 0,1%, ha insuflado confianza a los inversores. Atrás quedan los tiempos en los que la inestabilidad de los mercados y los rumores sobre un posible rescate lastraban las rentabilidades de las inversiones en España.

Las entradas de capital se materializaron a través de todos los instrumentos. Así, las inversiones directas dieron lugar a entradas netas de 12.311,1 millones de euros, frente a los 29.486 millones que llegaron a través de fondos extranjeros. Por su parte, las inversiones de carteras generaron entradas de fondos por valor de 12.311 millones.