Bankia

Los peritos de Bankia y las defensas discrepan en las «black»

Vista general de los acusados en el juicio por las 'tarjetas black'
Vista general de los acusados en el juicio por las 'tarjetas black' larazon

Los mismos hechos, pero conclusiones muy distintas a las que llegaron los peritos de Bankia y las defensas de los acusados por el uso de las tarjetas «black»

Los mismos hechos, pero conclusiones muy distintas a las que llegaron los peritos de Bankia y las defensas de los acusados por el uso de las tarjetas «black». Así, los primeros insistieron una y otra vez que esos plásticos eran opacos, no tenían una naturaleza a retributiva y eran ajenos «al circuito ordinario», al «sistema de control y a la propia normativa interna» de la entidad financiera y, además, no constaban en ninguna de las actas analizadas de Caja Madrid y de Bankia. De esta forma, aseguraron que esas tarjetas no fueron otorgadas ni concedidas «conforme al procedimiento» estipulado.

Junto a ello, aclararon que el volcado de la información a hojas de cálculo excel es una práctica «normal» en el ámbito forense, ya que se trata de un formato «más manejable y procesable» que los datos cifrados almacenados en los servidores de la entidad.

Durante su declaración, los dos peritos se reafirmaron en que para identificar al usuario de cada tarjeta existían unos códigos numéricos que se conservaban de forma manuscrita, en papeles amarillos tipo «post-it».

Sin embargo, admitieron que algunos registros contables no se volcaron en el informe que emitieron porque «no se consideraban relevantes»; y, junto a ello, reconocieron que el dictamen aportado a la causa –tres días antes del inicio– lo realizaron sólo con la documentación que les facilitó la propia entidad financiera.

Por su parte, los expertos de las defensas, como el propuesto por Pablo Abejas y Gerardo Díaz Ferrán, Didier Pascal, que ha negado que los gastos en los que incurrieron los usuarios de las tarjetas hayan afectado a Bankia, en contra de lo sostenido por el FROB y el propio fiscal. Pascal calificó de «dislate económico» dicha idea, ya que, explicó, «una cosa son los gastos de Caja Madrid, entidad independiente, y otra la valoración de los activos que se traspasaron a BFA» en el momento de la integración con el resto de cajas, según informa Efe.

El perito de la defensa de Moral Santín, Julio Lapuente Bujía, ex responsable del departamento de relaciones laborales de Banesto, explicó que los consejeros, cuya relación con la entidad financiera era «estatutaria, y no mercantil ni laboral», podían percibir dietas, pero también una compensación de sus gastos que «se puede denominar de varias formas», pero en su opinión es un «concepto retributivo».