Actualidad

Los sindicatos, pendientes de nueve millones en subvenciones para cuadrar cuentas

La celebración del Primero de Mayo resonó ayer en todas las capitales españolas casi con un único lema, y no tanto el oficial que presidía las concentraciones: «La lucha continúa, primero las personas», sino el que reclamaron desde las calles: que Sánchez forme un Gobierno de izquierdas «de verdad», que reparta la riqueza y que demuestre una total transparencia. Es en este último punto, el de la transparencia, donde el sindicalismo ha tenido siempre muy mala prensa, aunque en los últimos años ha intentado dar un salto cualitativo en este sentido.

En el caso de UGT, desde la dirección ejecutiva confederal se ha hecho un notable esfuerzo en este sentido. Todo el que lo desee puede acudir a su página web y consultar su presupuesto y las cuentas de ingresos y gastos. No tanto en el caso de CC OO, cuyos últimos datos presupuestarios publicados datan de 2017.

A primera vista, las cuentas de los dos sindicatos mayoritarios gozan de una salud envidiable. UGT cerró el año 2018 con un saldo positivo de 4.417.000 millones de euros, y la previsión al cierre de este ejercicio arroja una cifra similar: 4.305.000 millones. Es decir, que a unos ingresos en 2019 de 29.074.000 millones hay que restarle unos gastos de 24.768.000. Por tanto, si el ingreso de las cuotas de los afiliados este año es de 18.645.000 millones de euros y por el resto de ingresos propios sumará otros 550.000, significa que el sindicato necesita casi otros diez millones (9.877.000 millones) para completar su presupuesto. De ellos, y restando los ingresos accesorios y otros recursos, más de la mitad, 6.105.000 millones, corresponden a subvenciones públicas a la actividad sindical y a ingresos por participación en empresas. Es decir, que sin este dinero, el sindicato tendría una saldo negativo de 1.800.000 euros.

En el caso de CC OO, las subvenciones oficiales que recibió en 2017 sumaron 4.201.638. Si de esta cifra restamos el resultado final del ejercicio, 2.053.965 millones, esta organización sindical tendría unas pérdidas de 2.147.613 millones de euros.

La cuantía exacta de las subvenciones aprobadas por Pedro Sánchez en 2018 fue de 8.883.890 millones euros, cifra similar a la fijada los cinco años anteriores, justo cuando el Gobierno de Mariano Rajoy recortó en un 20% las ayudas a los sindicatos, a los partidos políticos y a las organizaciones empresariales. Este año, el presidente socialista intentó incluir en los Presupuestos Generales una subida de las asignaciones, pero el rechazo del Congreso provocó que, finalmente, vayan a recibir la misma cuantía que el ejercicio anterior.