Los trabajadores de Ford aprueban un nuevo convenio con la marca

Ford Edge SUV
Ford Edge SUV

Los trabajadores de Ford aprobaron por un estrecho margen un nuevo convenio con la firma automovilística que pone fin a cinco meses de duras negociaciones entre el sindicato de trabajadores de automoción UAW y la marca de Detroit. El sindicato indicó que el acuerdo, que fue aprobado por un 51,4% de los votos, cubrirá a 53.000 empleados de 22 plantas en Estados Unidos. «Mediante un proceso transparente y democrático los miembros de este sindicato han logrado mayor seguridad laboral y condiciones económicas más fuertes para los trabajadores, sus familias y la comunidad», aseguró el vicepresidente del principal sindicato negociador en Ford, Jimmy Settles, en declaraciones recogidas por AP.

Los líderes sindicales ofrecieron a comienzos de esta semana una conferencia de prensa para mostrar su apoyo a las condiciones obtenidas en la negociación con la compañía y tratar de acallar las protestas de los trabajadores que mostraban su disconformidad por el acuerdo. La negociación del sindicato mayoritario fue puesta en entredicho por un sector crítico de los empleados de Ford, que esperaban recuperar condiciones perdidas en anteriores convenios y durante la crisis, como los incrementos salariales anuales. También esperaban la supresión del sistema salarial de dos niveles por el cual unos trabajadores reciben menos salarios que otros pese a realizar el mismo tipo de trabajo en función de su antigüedad. El anterior acuerdo contemplaba la supresión de este sistema pasados ocho años. Por contra, los líderes sindicales advirtieron que el acuerdo alcanzado es el mejor de los posibles y que no sería posible lograr uno mejor si la mayoría de la plantilla de Ford en EE UU rechazaba el convenio obtenido.

El convenio ofrece subidas salariales a todos los trabajadores y elimina gradualmente el doble sistema de remuneración por el que los empleados recién llegados cobran menos que los veteranos. Además, se contempla un bonus de 10.250 dólares por trabajador este año y futuras retribuciones extra en función de los resultados de la firma en los próximos años y unas inversiones garantizadas de 9.000 millones de dólares en las plantas de EE UU durante cuatro años.