BBVA propina otro varapalo a las previsiones del Gobierno

El último informe de su servicio de estudios baja el crecimiento previsto en 2019 al 1,9%, y en 2020 al 1,6%. Nadia Calviño tiene 24 horas para decidir si baja sus previsiones en el Plan Presupuestario que debe remitir a Bruselas

El último informe de BBVA Research baja el crecimiento previsto en 2019 al 1,9%, y en 2020 al 1,6%. Nadia Calviño tiene 24 horas para decidir si baja sus previsiones en el Plan Presupuestario que debe remitir a Bruselas.

Por si al Gobierno no le había quedado claro hasta ahora que la economía se está frenando a marchas forzadas, BBVA Research ha rebajado su previsión de crecimiento del PIB para este año hasta el 1,9%, y en 2020, hasta el 1,6%. La revisión de la Contabilidad Nacional realizada por el INE ha sido decisiva para marcar la tendencia negativa de la economía. La baja demanda interna por culpa del agotamiento del consumo, el deterioro del contexto internacional, la atonía del mercado de trabajo y las malas previsiones a medio plazo han sido determinantes para esta caída.

En el informe “Situación de España” para el cuatro trimestre, BBVA Research observa un avance "menos vigoroso de lo previsto"de la inversión y del consumo. Entre sus conclusiones, el informe advierte de que “hay que reforzar y proteger a la economía con un plan integral de reformas que ayuden a reducir más rápidamente la brecha existente en empleo y salarios con el resto de la UE”.

El agotamiento del consumo, la atonía del mercado de trabajo, la volatilidad de las cotizaciones bursátiles, la reorientación del ahorro hacia activos más seguros, las mayores dificultades para la financiación al consumo, en línea con la evolución registrada durante los ocho primeros meses del año en curso y la incertidumbre por las pobres perspectivas de los hogares sobre la situación económica ha desincentivado el gasto y contribuido al repunte de la tasa de ahorro hasta el 8,7% de la renta disponible, situación que no se veía desde el primer semestre de 2013. Por ello, el gasto de los hogares se desacelerará en 2019 hasta el 0,8%, 1,1 puntos menos que en 2018, y repuntará ligeramente hasta el 1,3% en 2020, por lo que el crecimiento promedio se situará 1,4 puntos por debajo del registrado entre 2014-2018. La inversión en vivienda también mostrará una moderación del crecimiento hasta 2020 respecto a lo previsto hace tres meses.

También destaca el estancamiento de las exportaciones. Las de bienes descendieron ligeramente (-0,4%) en el tercer trimestre, dada la atonía general, mientras que las de servicios habrían crecido marginalmente un 0,2%.

Con todos estos datos sobre la mesa, se le agota el tiempo al Gobierno, que solo dispone de 24 horas para remitir a Bruselas su Plan Presupuestario. Todo apunta a que la ministra de Economía, Nadia Calviño, deberá rebajar sus expectativas y reconocer en sus cuentas la ralentización de la economía. Tantos indicadores no pueden equivocarse y si ayer fue BBVA quién hizo una revisión a la baja, antes ya lo hizo el propio Instituto Nacional de Estadística, que lo hizo a la baja en dos décimas, el Banco de España, que lo rebajó al 2%, o Funcas, al 1,9%. La presión sobre la ministra de Economía es máxima y todo apunta a que no podrá mantener su previsión del 2,2% para este año.