Patronal y sindicatos firmarán un alza salarial en torno al 1%

Patronales y sindicatos prolongarán hasta el próximo mes de enero la negociación de un nuevo acuerdo que dé continuidad al que firmaron a comienzos de 2012 para garantizar la competitividad de la economía española y ayudar a la salida de la crisis. Los agentes sociales llevan medio año trabajando en la redacción de un nuevo acuerdo y, según ha sabido LA RAZÓN, han dejado para el final los aspectos salariales de común acuerdo.

Unos y otros parten de unas aspiraciones diferentes, aunque ambas partes convergen en la necesidad de firmar un texto que catapulte la recuperación de la economía española, que ha empezado a notarse desde el tercer trimestre del pasado año. «Puede ser vital», señalan fuentes de la negociación a este diario.

Entre el último dato de variación salarial pactada en convenio en este año (0,6%) y el objetivo que pretenden conseguir los sindicatos (1,3-1,5%) media un universo de posibilidades que haga posible una renovación de los compromisos con la competitividad.

Tres años de pacto

El 25 de enero de 2012, los sindicatos CC OO y UGT y las patronales CEOE y Cepyme suscribieron el Segundo Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva, un mes antes de que el Gobierno aprobara la reforma laboral, una reforma que el ministro de Economía, Luis de Guindos, calificó de «extremadamente agresiva» y que Soraya Sáenz de Santamaría, prefirió definir de «profunda y completa, que va a marcar un antes y un después en la legislación española».

El documento firmado hace ahora casi tres años, durante la recaída de la economía española, estableció una subida salarial del 0,5% para 2012 y del 0,6% para 2013 y el presente año, condicionada a los datos de inflación, evolución del PIB y el precio del petróleo. En todos los casos, las cifras han jugado a favor de mantener esa guía para perjudicar lo menos posible al mercado laboral y a la destrucción de empleo. Los últimos datos referidos al IPC muestran una caída de los precios en términos interanuales del 0,4%. El precio del barril de Brent sigue en caída libre y se acerca peligrosamente a los 60 dólares.

La negociación sigue en manos de los técnicos, que esperan consensuar un texto el próximo mes, debido a la cercanía de las fiestas navideñas. El proceso electoral en la CEOE, que finalizará el próximo miércoles con la designación del presidente para los próximos cuatro años, y la renuncia de Cándido Méndez a seguir al frente de UGT no han ayudado a la consecución del acuerdo, antes de que expire la vigencia del actual. El hecho de que diciembre sea el mes «menos laborable» del año ha hecho el resto.

Diferencias salvables

Tanto Comisiones Obreras como la Unión General de Trabajadores parten de la base de que a partir de 2015 tiene que haber una recuperación de los salarios. Su frontera está en el 0,6% pactado para el presente año más unas décimas en concepto de índices sectoriales, que podrían elevar sus reivindicaciones a una horquilla de entre el 1,3% y el 1,5%, de acuerdo con las fuentes consultadas.

Desde las patronales se acepta una lógica subida salarial después de años de sacrificio, pero se considera que la petición sindical es un salto «demasiado brusco».

Los convenios colectivos registrados hasta el 30 de noviembre pasado (1.576), que afectan a más de 4,4 millones de trabajadores y a cerca de 628.000 empresas, recogen una variación salarial media del 0,57%, en línea con los firmado a lo largo de todo el año. El 95% de los convenios firmados este año ha seguido la pauta de moderación fijada por el acuerdo de enero de 2012.

Desde la patronal se ve con buenos ojos una recuperación salarial –lo ha dicho en más de una ocasión Juan Rosell–, aunque no de ese calibre. Piensa que la activación del consumo de las familias es más consecuencia de la creación de empleo que del incremento de los salarios.