Plan de choque contra la histórica caída del crédito

La banca prestó 61.300 millones en 2012, el mínimo en cinco años. El ICO y las entidades nacionalizadas, las primeras bazas de Economía

El problema de la financiación
El problema de la financiación

¿No hay crédito porque no hay demanda solvente, porque los bancos están más pendientes de sanear sus balances que de su negocio tradicional o porque familias y empresas han alcanzado hace años los límites razonables de endeudamiento? Depende de a quién se le formule la pregunta.

¿No hay crédito porque no hay demanda solvente, porque los bancos están más pendientes de sanear sus balances que de su negocio tradicional o porque familias y empresas han alcanzado hace años los límites razonables de endeudamiento? Depende de a quién se le formule la pregunta. La realidad es que 2012 marcará el nivel más bajo de concesión de nuevos créditos a los hogares españoles desde el comienzo de la crisis, con una cifra que se situará en el entorno de los 61.300 millones de euros, a falta de conocerse los datos correspondientes al mes de diciembre. Este dato es un 17,5% más bajo que el de 2011 (74.260 millones), y nada menos que cuatro veces inferior al de 2007 (266.216 millones). El ministro Luis de Guindos, consciente de la situación, aseguró hace una semana en una entrevista a LA RAZÓN que «la prioridad de la política económica del Gobierno es que haya crédito para las pequeñas y medianas empresas y los trabajadores autónomos».

Propuesta de acuerdo

Todo apunta a que el Gobierno está ultimando un plan de medidas que se instrumentalizarán a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO) y de la banca nacionalizada. Todo estará listo, como tarde para que Mariano Rajoy lo presente en el Debate sobre el estado de la Nación.

En relación con este tema, el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, propuso ayer un gran acuerdo político y social frente al desempleo con medidas a corto y medio plazo para construir entre todos una alternativa a la actual política económica que ha colocado al país en una situación de «grave emergencia social». Rubalcaba envió ayer mismo un documento con su propuesta al presidente del Gobierno, al resto de partidos políticos, a sindicatos y empresarios, que, según ha dicho, es fruto de una larga reflexión corroborada por los últimos datos de la Encuesta de Población Activa. Incluiría poner en marcha un fondo público para financiar empresas dotado con 20.000 millones de euros.

Un problema europeo

El caso de las sociedades financieras es muy similar, aunque menos llamativo que el de las familias. Según datos del último Boletín Estadístico del Banco de España, el importe de los nuevos préstamos a empresas se situará en 2012 por debajo del medio billón de euros. En los once primeros meses del pasado año la cifra alcanzaba los 443.882 millones, un 6,03% menos que en 2011.

La financiación de familias y empresas se ha convertido en uno de los principales temas de debate en el Foro Económico Mundial que se acaba de clausurar en la localidad suiza de Davos. La percepción de los máximos responsables de la economía mundial es que la recuperación es cuestión de meses. El problema es cómo se pueden trasladar todos la mejoría experimentada por los mercados a la economía real de forma que puedan contribuir a recuperar la confianza y el consumo de las familias.

A 30 de noviembre del pasado año, las familias españolas tenían contraídas deudas con el sector financiero por 840.792 millones de euros. Las empresas han reducido su deuda durante los últimos doce meses de forma consecutiva. Lo han hecho en 66.500 millones de euros, pero el montante total se acerca a los 1,2 billones, una cifra demasiado elevada.

Desplome hipotecario

Entre enero y noviembre, las entidades de crédito han concedido 26.984 millones de euros en préstamos hipotecarios. Nada menos que la mitad de lo que se concedió en 2010, cuando se inició la reconversión del sector financiero, y muy lejos, de los 145.296 millones de 2007. En el caso de los créditos destinados al consumo, en el mismo periodo se han prestado 11.670 millones, frente a los 14.072 de los once primeros meses de 2011. Baste una comparación. La banca española ha concedido en 2012 menos crédito para la compra de vivienda que el otorgado para comprar automóviles, ordenadores o electrodomésticos en 2009. Para otros fines diferentes a los anteriores se han dado 16.687 millones hasta noviembre.

La razón de esta nueva caída hay que buscarla en la recesión que sufre la economía española desde hace cinco trimestres y en el aumento de la morosidad bancaria (los impagados de tres meses), que en noviembre se ha situado en el 11,4%. La banca española tiene contabilizados como créditos dudosos más de 191.600 millones de euros.

Otros 1.865 millones para la banca española

El Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) dará hoy su visto bueno formal al desembolso de 1.865 millones de euros de la ayuda financiera concedida a España, que serán inyectados en los cuatro bancos no nacionalizados, Liberbank, Caja3, BMN y Ceiss. El desembolso se hará efectivo el próximo 6 de febrero, nueve días después de que el MEDE autorice la operación. Con este segundo y, en principio, último desembolso, España recibirá en torno a 41.000 millones de euros de los hasta 100.000 millones que sus socios europeos acordaron en julio poner a su disposición en caso de que los necesitara.