Reino Unido desplazará a Alemania como primera economía europea en 2030

La economía británica se convertirá en el transcurso de las dos próximas décadas en la mayor del Viejo Continente, desbancando así a Alemania como principal motor económico de Europa.

La economía británica se convertirá en el transcurso de las dos próximas décadas en la mayor del Viejo Continente, desbancando así a Alemania como principal motor económico de Europa, a raíz de su menor exposición a los problemas de la eurozona, la pujanza demográfica de Reino Unido por la llegada de inmigrantes y sus bajos impuestos en comparación con el entorno europeo, según refleja la última edición de la 'Liga económica mundial', elaborado por el Centro de Investigaciones Económicas y Empresariales (CEBR).

"Se prevé que Reino Unido sea tras EEUU la segunda economía occidental de mayor éxito", señalan los autores de este tradicional estudio de cierre de ejercicio, donde el CEBR destaca "las tendencias demográficas positivas por la continua inmigración, la menor exposición a los problemas de la eurozona y sus relativamente bajos impuestos en comparación con los estándares europeos".

De este modo, la economía británica, que concluirá 2013 en sexta posición mundial y tercera europea, pasará a ocupar el séptimo lugar en 2028, inmediatamente por detrás de Alemania, para "alrededor de 2030 superar a Alemania como la mayor economía occidental".

No obstante, los autores del informe advierten de la necesidad de que Reino Unido reoriente sus exportaciones hacia las economías de mayor crecimiento y resuelva tanto la cuestión escocesa como su relación con Europa.

"Para 2029, Reino Unido casi habrá alcanzado a Alemania y esperamos que sobrepasará a la economía germana como mayor economía de Europa Occidental en torno a 2030 como consecuencia de la depreciación esperada del euro, así como la pérdida de población de Alemania y el aumento en Reino Unido", recoge el documento.

En este sentido, el informe apunta que Alemania "seguirá haciéndolo bien"en los próximos años, aunque advierte del lastre que representa para la economía germana la necesidad potencial de prestar asistencia a nuevos países en problemas, la depreciación del euro y el débil crecimiento esperado para la eurozona, junto a las adversas tendencias demográficas.

No obstante, el CEBR señala que "en caso de ruptura del euro, las perspectivas para Alemania serían mucho mejores y no sería superada por Reino Unido durante años si acaso lo fuera alguna vez".