Telefónica reforma su cúpula y refuerza el poder de Álvarez-Pallete

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

El consejo de administración de Telefónica aprobó ayer la reestructuración de la organización de la compañía, especialmente en lo que se refiere a su cúpula directiva. Según informó la empresa de telecomunicaciones a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), desaparecen las direcciones generales de Latinoamérica (Sao Paulo), Europa y Digital (Londres), cuya actividad pasará a estar controlada desde la sede central de Madrid, por el Centro Corporativo Global. Esta simplificación reforzará el papel del actual consejero delegado, José María Álvarez-Pallete, al que tendrán que reportar directamente los responsables de los principales países en los que opera Telefónica, en vez de a los coordinadores regionales a los que tenían que rendir cuentas hasta ahora. Respecto a la supresión de la división digital, se integra tanto en el grupo corporativo, encabezado por el presidente, César Alierta, como en la parte de operaciones de la que se responsabiliza Álvarez-Pallete. El nuevo organigrama «incorpora la oferta digital en el foco de las políticas comerciales» y da más visibilidad a las operadoras locales –las que operan en cada país–, al tiempo que «simplifica el organigrama global y refuerza las áreas transversales». En una nota de prensa, la operadora aseguró además que los pilares de la nueva estrategia se asientan en el incremento de ingresos, la modernización de las redes y los sistemas, la eficiencia en el gasto mediante la reducción de costes, y el refuerzo de los negocios digitales. Alierta enmarcó este objetivo en el hecho de que «Telefónica se halla en el centro de la revolución digital y cuenta con una gran potencial de crecimiento, mediante la captura de nuevas oportunidades de negocio».