Uber desafía la suspensión de la Justicia y mantiene su servicio

Un juzgado de Madrid ordena el cese de su actividad en España por competencia desleal

Foto: Reuters
Foto: Reuters

Prohíbe que se oferten servicios de transporte online por parte de conductores contratados al tratarse de competencia desleal. Uber ha afirmado que mantendrá sus servicios

Uber ha perdido la primera batalla de la que se prevé una larga contienda judicial contra el gremio de los taxistas. El juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid ordenó ayer el cese y prohibición en todo el territorio nacional del sistema que pone en contacto de forma on-line a usuarios y conductores. El tribunal esgrime que Uber supone una competencia desleal para los taxistas porque sus conductores carecen de autorización administrativa. La ley que regula este precepto determina que cuando se infringen normas que son exigidas para actuar en un mercado, la infracción es en sí misma una acción desleal.

La empresa, tras el auto, aseguró que es una decisión «altamente inusual» y que la solución «seguirá estando disponible para nuestra comunidad de usuarios de España». «Uber continuará cumpliendo con la legislación española y está evaluando una apelación a este repentino e inusual procedimiento», afirmó.

La guerra de los taxistas

La decisión de la sala es consecuencia de la medida cautelar solicitada por la Asociación Madrileña del Taxi, que había planteado la suspensión de la actividad de Uber previa a la interposición de una futura demanda contra la empresa fundada en San Francisco. En su resolución, el juez explica que, para la prestación con vehículo propio, la ley estatal de Transporte exige «la necesidad de una autorización habilitante, bien por el Estado o por la comunidad autónoma». Concretamente, añade, el artículo 22.2 de la citada ley «exige la obligatoriedad de tener licencia o autorización de transporte, para contratar y facturar tanto por parte de la empresa como de los conductores». Esta circunstancia, añade, «no figura en Uber». «Dada la existencia de una actividad que infringe las normas jurídicas de manera muy evidente en un sector regulado, debe concluirse que existe apariencia de buen derecho en la solicitante» al pedir la suspensión del servicio, reza la argumentación del juez.

El juez, que no entra a valorar en la sentencia el debate sobre la libertad y la economía colaborativa y las regulaciones, justifica la inmediatez de la suspensión sin escuchar los argumentos de Uber sobre que su objetivo es limitar en la medida de lo posible el presunto daño que la aplicación estaría causando a los taxistas. «Lo que se persigue y el legislador permite es evitar el riesgo de que aumente ese daño –inmediato– que se está produciendo en el caso de autos», argumenta. Además, añade que Uber es una empresa radicada «en el paraíso fiscal estadounidense de Delaware, y se presenta según los notorios medios de comunicación con una deliberada vocación de opacidad, según indiciariamente consta con la documental presentada con la solicitud, lo que podría suponer una facilidad para situarse al margen de las leyes españolas y europeas», concluye.

Prohibición a nivel nacional

El juez estima que la suspensión de Uber debe extenderse a toda España dada la vocación global que tiene. «Dada la naturaleza del servicio mercantil que presta Uber, su vocación transfronteriza, su voluntad de ocupar de manera secuencial el mercado de transporte de viajeros sin reunir de momento los requisitos administrativos exigidos, se hace necesario ponderar en esta resolución que, para que posea efectividad la misma, siendo su terreno de contratación y publicidad el cibernético, lo sea en toda España». En este momento, Uber está implantado además de en Madrid, en Barcelona y Valencia.

Las claves del auto

Autorización: el juez concluye que los conductores de Uber carecen de la autorización administrativa que exige la ley de transportes.

Desleal: según la Ley, cuando se infringen normas exigidas para actuar en un mercado, la infracción es en sí misma competencia desleal.

Suspensión inmediata: el auto justifica la inmediatez de la suspensión para evitar que el daño al sector del taxi se incremente.

Prohibición nacional: dada la voluntad de Uber de hacerse con el mercado nacional, el juez estima que procede su suspensión en toda España.

La app en otros países del mundo

India: el Gobierno del país la acaba de prohibir después de que uno de los conductores del servicio violase a una joven después de quedarse dormida en el coche.

Alemania: después de que la Audiencia Provincial de Fráncfort suspendiese en primera instancia la aplicación en agosto, revisó un mes después la sentencia para levantarla.

Bélgica: las protestas del gremio del taxi llevaron a la Justicia del país a suspender la aplicación en abril. La Comisión Europea, con sede en la ciudad, criticó la medida con dureza.

Francia: la Asamblea francesa aprobó en julio una ley, ratificada por el Senado, que permite a Uber operar, pero sólo con reserva previa, lo que constituye un triunfo para los taxistas.

Gran Bretaña: Transport for London, encargada de regir los transportes en Londres, publicó en julio un comunicado en el que afirmó que Uber está dentro de la legalidad.