UGT y CC OO pactaron para rebajar la aplicación del SMI

La Audiencia Nacional condena a los sindicatos de clase por neutralizar los pluses de transporte y vestimenta en las empresas Securitas y Prosegur para compensar la subida a 900 euros del Salario Mínimo

Los secretarios generales, de UGT, Pepe Álvarez (i), y de CC OO, Unai Sordo (d), durante la rueda de prensa en La Moncloa
Los secretarios generales, de UGT, Pepe Álvarez (i), y de CC OO, Unai Sordo (d), durante la rueda de prensa en La Moncloa

La Audiencia Nacional condena a los sindicatos de clase por neutralizar los pluses de transporte y vestimenta en las empresas Securitas y Prosegur para compensar la subida a 900 euros del Salario Mínimo

Mientras las centrales sindicales de clase claman públicamente por una nueva subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) a los 1.000 euros lo cierto es la Audiencia Nacional ha condenado a UGT, CC OO y USO por pactar con dos empresas de seguridad la supresión de pluses existentes, integrándolos en el salario base, ante la inminente aplicación del nuevo SMI de 900 euros que entró en vigor en enero. La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) denunció en su momento el apoyo de los sindicatos CCOO, UGT y USO a los acuerdos en las empresas auxiliares Securitas y Prosegur en los que se “neutralizaba” la subida del SMI a 900 euros contando para ello con unos pluses salariales de transporte y vestuario ya existentes previamente. Según CSIF, presente en la Mesa de Negociación Nacional de ambos convenios, las centrales de clase actuaron junto a la empresa «en contra de los intereses de los trabajadores con una práctica ilegal». Las sentencias de la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional dictadas el 13 y el 16 de septiembre anulan la forma en que Securitas y Prosegur aplicaron desde el 1 de enero de 2019 la subida del SMI a 900 euros, compensándola con los dos pluses que ya sumaban antes a un salario base de 864 euros y con los que ya se alcanzaban los 900 euros. Ambas empresas, según CSIF con el apoyo de CC OO, UGT y USO, modificaron a finales de abril sus convenios para eliminar esos dos pluses y aplicarlo con carácter retroactivo. Las sentencias de la Audiencia Nacional no anulan los nuevos convenios ni la eliminación de los pluses desde su entrada en vigor, en junio, pero sí la aplicación con retroactividad desde el 1 de enero. Los sindicatos de clase justificaron está medida aduciendo que trataban de «evitar una pérdida de competitividad con resultados negativos para el mantenimiento del empleo» en Securitas y Prosegur.

Según las estimaciones de CSIF, 8.000 trabajadores se han visto afectados por esta neutralización de la subida salarial, de forma que entre enero y mayo ambas empresas se ahorraron 2 millones de euros, que ahora los trabajadores pueden reclamar.

CC OO niega haber firmado una cláusula regresiva que permita la no aplicación del SMI en ambas empresas. En un comunicado, la central remarca que ni siquiera ha firmado los convenios de aplicación de ninguna de las dos empresas. «Dichos convenios incluyen históricamente cláusulas de absorción y compensación claramente regresivas y muy amplias. Por ello, entre otras cosas, la federación (de Construcción y Servicios) no firmó dichos convenios en su momento».

Sin embargo, al margen de esto, CC OO admite haber firmado un acuerdo de aplicación del SMI «para que los trabajadores cobraran sus subidas salariales y asegurarse la no absorción y compensación de los pluses de nocturnidad, turnicidad, antigüedad, festividad y demás pluses de centro de trabajo», en los cuáles no se incluyeron los de transporte y vestuario.