Actualidad

Una subida con margen

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

l ¿Qué opina de la subida de los impuestos especiales?

–Comparativamente, el impuesto especial sobre el alcohol y tabaco en España está por debajo que en el resto de la Union Europea. Sin embargo, están armonizados y hay una directiva que los regula, por tanto tenemos recorrido fiscal en ese aspecto y podríamos incrementarlo. Además, todos los impuestos especiales tienen una clara finalidad extrafiscal: son impuestos de ordenamiento económico que, a menos recaudación rinden, más cumplen su objetivo de desincentivar su consumo.

l ¿Cómo afecta al consumo la subida de impuestos?

–Cualquier subida de los tipos de IVA produce una restricción del consumo, pero es una restricción coyuntural. Como son productos que todo el mundo demanda, el público, en general, acepta la subida. Además, tenemos que tener en cuenta que estamos ante un escenario de inflación no incrementada, ya que cualquier subida de IVA produce un incremento de la misma, y ahora no estamos en un índice muy alto.

l ¿Cuál es la reforma fiscal que necesita España?

–Habría que intentar un replanteamiento del sistema tributario estatal, autonómico y local; pero un replanteamiento general es nuestra asignatura pendiente. Hasta ahora, se han reformado figuras concretas para hacer frente a necesidades concretas, pero se necesitaría una reforma general, básicamente porque el Estado es el que recauda la mayoría de los tributos. Parece que la futura reforma va en esta línea, aunque no es fácil a corto plazo. Además, hay que tener en cuenta que la subida de impuestos contrae la actividad económica, por lo que habría que intentar de alguna forma que no se trate sólo de incrementar los mismos. Por ejemplo, acompañarla de incentivos fiscales.

l ¿Cree que es alta la presión fiscal que soportan los españoles?

–En comparación con los países de nuestro entorno económico, fundamentalmente europeos, la presión fiscal española es más baja. Sin embargo, estamos al límite de la media. Hay que tener en cuenta que la subida de la presión fiscal reduce la actividad económica, y lo que necesitamos actualmente en nuestro país es incrementar esa actividad, porque con eso se pueden bajar de forma considerable las cifras del desempleo.