Economía

Visto bueno legal a la fusión de AT&T y Time Warner

Los tribunales estadounidenses dan la razón al gigante de las telecomunicaciones y desechan los argumentos de la Administración Trump.

Los tribunales estadounidenses dan la razón al gigante de las telecomunicaciones y desechan los argumentos de la Administración Trump.

El tribunal de apelaciones del distrito de Columbia ha dado la razón a la operadora estadounidense AT&T en su larga pugna con el Departamento de Justicia para cerrar la fusión con Time Warner. Entre los activos que mantiene la empresa están las cadenas de televisión CNN y TNT, los canales HBO y TBS y los estudios Warner Bros, además de derechos televisivos en importantes acontecimientos deportivos.

La Administración de Donald Trump bloqueó la operación, valorada en 85.400 millones de dólares (75.200 millones de euros), porque consideraba que este nuevo conglomerado empresarial sería dañino para la competencia. Sin embargo, los jueces, que ya habían desacreditado en numerosas ocasiones al presidente de los Estados Unidos, le han dado la razón de nuevo y, finalmente, el tribunal de apelaciones ha ratificado las sentencias, en contra del Departamento de Justicia.

En el veredicto, los jueces señalan que, mientras el Gobierno del EE.UU presentó la opinión de expertos para respaldar su postura sobre los efectos contrarios a la competencia de la fusión, los acusados respondieron mediante el análisis de especialistas de "datos del mundo real" anteriores a fusiones verticales que demostraron que estas no habían contribuido de manera significativa a una subida de los precios de los contenidos.

Este fallo cierra una guerra entre el Gobierno Federal y los tribunales que se ha dilatado por dos años y medio, cuando AT&T propuso la fusión con Warner en octubre de 2016, antes de que Trump fuera elegido presidente. Las compañías lo vieron como un acuerdo limpio y que combinaba la capacidad de distribución de un gigante de las telecomunicaciones con las posibilidades inherentes a un titán de la comunicación.

Para que la operación contase con el visto bueno del Gobierno, se exigían requisitos excesivos, como la venta de la cadena CNN y del operador por satélite DirectTV, lo que dejaba claro que la Administración Trump quería imponer los vetos necesarios para evitar la fusión, ya que sin esos activos, como afirmó AT&T en su momento, la integración dejaría de tener sentido. Por su parte, la Comisión Europea dio su visto bueno a la adquisición en marzo de 2017 al considerar que cumplía con las normas europeas de competencia, puesto que las actividades de ambas sociedades en el Área Económica Europea no se solapan, sino que actúan de forma sinérgica.