La izquierda se devora: la CUP revienta un acto a Pablo Iglesias

Sacaron una pancarta en la que le acusaban de «etnicista»

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, durante su participación en un acto de campaña de la candidatura Catalunya Sí que es Pot
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, durante su participación en un acto de campaña de la candidatura Catalunya Sí que es Pot

Por extraño que parezca, las relaciones entre la CUP y Podemos no son todo lo fluidas que cabría esperar en dos formaciones de extrema izquierda. Al partido catalán todavía le escuece el menosprecio que Pablo Iglesias les propinó en un mitin con motivo del abrazo entre Artur Mas y David Fernández con motivo de la consulta del 9-N. Se la tenían guardada y ayer decidieron boicotear un acto de Catalunya sí que es Pot en el que participaba el propio Iglesias. La interrupción duró poco, pero lo suficiente como para sacar a relucir una pancarta en la que se leía «Orgullosas de nuestros orígenes. Humillados por tu etnicismo».

En el seno de la CUP no han sentado nada bien las constantes referencias de Iglesias a los que «no se avergüenzan de tener abuelos andaluces o padres extremeños» para pedir su voto. El líder de Podemos, durante su discurso, prefirió no pronunciarse sobre el incidente, pero sí que dejó un recado a la CUP. Les emplazó a pronunciarse sobre si permitirán que Artur Mas sea investido presidente de la Generalitat: «Que lo digan a las claras. Que digan si van a respaldar el proyecto de Mas, un proyecto de apellidos ilustres de Cataluña, de las 400 familias de siempre».

La protesta, que tuvo lugar justo cuando Pablo Iglesias subía al escenario en un acto en el barrio del Carmel de Barcelona, no fue a mayores, ya que el grupo de independentistas fue reducido rápidamente por agentes de los Mossos d’Esquadra y miembros de la organización.