Izquierda Unida: Un perdedor sin grupo parlamentario

Alberto Garzón se queda con dos diputados tras perder la mitad de sus votantes

Cartel electoral del líder de IU, Alberto Garzón, en Madrid
Cartel electoral del líder de IU, Alberto Garzón, en Madrid

«Vamos a un escenario de sorpresas, en el que seremos una de ellas». Así se pronunciaba ayer por la mañana el candidato a la presidencia por Izquierda Unida, Alberto Garzón. Optimismo que contrastaba con prácticamente todas las encuestas publicadas hasta entonces, que vaticinaban un severo correctivo a la formación. Previsiones que empezaban a confirmarse con los primeros sondeos a pie de urna y que se hicieron realidad con el recuento final. Izquierda Unida obtuvo sólo dos escaños y un 3,67% de los votos totales. De hecho, el partido se ha dejado por el camino casi la mitad de los votantes que logró en las elecciones de hace cuatro años. De los 1,68 millones de votos que obtuvo en 2011, ha pasado a 922.027.

Iguala su peor resultado

Los dos diputados obtenidos por el partido liderado por Garzón constituyen el peor resultado en la historia de la formación, igualado con el de 2008. Con este panorama, IU fracasa en el que era su principal objetivo: conseguir grupo parlamentario propio. Para ello precisaban alcanzar al menos cinco escaños y un 5% del total del voto nacional. Sin embargo, ni siquiera las encuestas pudieron prever un resultado tan negativo. Los sondeos otorgaban a IU entre tres y cuatro diputados, con lo que la meta de formar grupo propio en el Congreso estaba al alcance de la mano. Ahora, los dos diputados de IU deberán integrarse en el Grupo Mixto durante los próximos cuatro años.

Los nefastos resultados de Izquierda Unida se explican con una sola palabra: Podemos. El partido de Pablo Iglesias ha fagocitado casi por completo a los de Garzón, que se han visto envueltos en una campaña electoral en la que han tenido que pelear con Podemos por captar a un perfil de votante muy similar. De hecho, Garzón empezó la campaña distanciándose del choque con Podemos y la terminó criticando abiertamente a Iglesias.

Y en esa batalla por el mismo espacio vital, IU ha salido claramente derrotada. Además, Podemos ha sido una doble amenaza para IU. No sólo por arrebatarle votos, sino por ir en coalición en Galicia y Cataluña. Aunque en la teoría estos escaños pertenecen también a IU, en la práctica no sirven para alcanzar los diputados necesarios para formar grupo parlamentario.

Empieza ahora una legislatura en la que el papel de IU puede ser más decisivo de lo que dicen sus números. A pesar de contar con tan sólo dos diputados, éstos podrían ser vitales para conformar una coalición de izquierdas que aparte a Mariano Rajoy de su segundo mandato en La Moncloa.