Los partidos no independentistas doblan en escaños a los soberanistas

Según la encuesta realizada por NC Report para LA RAZÓN, PP, PSC, Ciudadanos, En Comú Podemos y Unió obtendrían 32 escaños

PP, PSC, Ciudadanos, En Comú Podemos y Unió obtendrían 32 escaños frente a los 15 de ERC y Democracia y Libertad. El bipartidismo cede 12 escaños y Esquerra sumaría ocho.

Ningún escenario más incierto que el catalán para desentrañar qué puede pasar el 20-D. La prueba es la madeja aún sin desenredar de las últimas elecciones en Cataluña. Se celebraron el 27 de septiembre y, a día de hoy, todavía no se ha elegido presidente y existe alguna posibilidad de que los catalanes tengan que volver a las urnas para elegir otra vez a sus propios representantes, entregados al desafío soberanista y su pulso con Madrid como si no hubiera cuestión mejor que atender. Gobernar, por ejemplo.

Pero eso será tras el 20 de diciembre y ese día en concreto es una gran incógnita saber quién ganará en Cataluña porque allí no existe un claro favorito en estas generales.

Hay encuestas que han señalado como vencedor a ERC y otras a En Comú Podem, pero según un sondeo de NC Report para LA RAZÓN, el resultado deja un tablero político muy igualado en el que destaca el retroceso del bipartidismo –la suma de PP y PSC representa nada menos que doce diputados menos– y el triunfo de los partidos no independentistas sobre los favorables a la «desconexión» con el resto de España. De los 47 diputados en juego en Cataluña (uno de cada siete en el Congreso de los Diputados), PP (5), PSC (8), Ciudadanos (9), En Comú Podemos (9) y Unió (1) sumarían 32 frente a los 15 que aportarían ERC (8) y Democracia y Libertad (7).

La clave de este resultado tendría mayor efecto a nivel local, pues el empuje del bloque constitucionalista reduciría las opciones del frente secesionista. Los dos partidos con más apoyos a favor –En Comú Podemos y Ciudadanos– representarían planteamientos no independentistas alejados de la declaración rupturista aprobada por el Parlament. Así, la defensa de un referéndum de autodeterminación reportaría buenos réditos a la plataforma impulsada por Pablo Iglesias y Ada Colau, mientras que Ciudadanos, con Juan Carlos Girauta a la cabeza, mantendría la línea ascendente que logró el 27-S al quedar en segundo lugar con su propuesta antisecesionista.

El equilibrio entre papeletas de uno y otro partido tendría como consecuencia que ninguno obtendría gran ventaja sobre el resto; o, dicho de otra forma, que Cataluña no condicionará particularmente el resultado en España.

En las últimas elecciones generales, CiU mantuvo su victoria por primera vez en unas elecciones generales en Cataluña al sumar 16 diputados; el PSC quedó en segundo lugar, con 14; el PP sumó 11, mientras que ICV-EUiA y ERC empataron con tres escaños cada uno.

Según la encuesta que hoy ofrecemos, la oferta de Convergència bajo la marca Democracia y Libertad (DyL) –con el convergente Francesc Homs de cabeza de lista– le otorga ahora siete parlamentarios, mientras que su antiguo socio, la Unió de Josep Antoni Duran Lleida, logra uno. Si en conjunto consiguieron hace cuatro años un 29,3 por ciento de los votos, ahora se quedan con un 14,8 y un 2,8 por ciento, respectivamente.

La ERC de Oriol Junqueras sería la principal representante del independentismo en el Congreso. Registra el gran ascenso en esta prospección de voto: a sus tres representantes sumaría otros cinco, con lo que ocuparía ocho escaños en la Carrera de San Jerónimo.

El PSC de Carme Chacón, que ya sufrió un sonado descalabro al pasar de los 25 escaños de 2008 a 14, pierde ahora otros seis. Una debacle que acentúa el cambio de signo respecto a las siglas de Ferraz en Cataluña, una comunidad que siempre había dado la victoria al PSC-PSOE en las generales.

Por su parte, el PP, que subió entonces de ocho a 11 parlamentarios, restaría seis y mantendría cinco representantes en el Congreso. Su gran esperanza es ahora el voto oculto. Su candidato a las elecciones generales por Barcelona, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, hizo recientemente un llamamiento a los votantes «que por diversos motivos perdieron la confianza» en los populares para que apuesten otra vez por su partido para impedir que el PSOE vuelva a La Moncloa.

Mientras, la importancia creciente de Ciudadanos –el partido de Albert Rivera ha pasado de las 106.000 papeletas que logró en las catalanas de 2010 a casi 700.000– se ve reflejada en estos comicios con los nueve diputados que le otorga el sondeo de NC Report.

Exactamente los mismos que obtendría En Comú Podemos, la coalición que agrupa a Barcelona en Comú, Podem e ICV-EUiA, que se estrenaría en las generales con otros nueve. ICV-EUiA, que acudió en solitario a las urnas hace cuatro años, obtuvo entonces sólo tres escaños.

Por provincias, destaca el dato de los cinco diputados que pierde el PSOE en Barcelona, que son cuatro en el caso de los populares, y el logro de media docena por parte de Ciudadanos y En Comú Podemos también en la Ciudad Condal. Socialistas y populares conservan su único representante en Gerona y el PP pierde su escaño por Lérida, que gana Ciudadanos.