26 escenarios tras el 26-J

Las combinaciones que dibujen hoy las urnas marcarán el futuro del PP, el control de la izquierda y la respuesta al independentismo.

El próximo 19 de julio se constituirán las Cortes Generales que salgan hoy de las urnas
El próximo 19 de julio se constituirán las Cortes Generales que salgan hoy de las urnas

El 20 de diciembre todos los periodistas y analistas de este país hicimos nuestras cábalas para discernir lo que pasaría tras las elecciones. Nadie acertó. Nadie predijo la repetición de unas elecciones que han convertido a la política española en un damero maldito de difícil solución. Todo ha cambiado y nada es igual. Se mantienen los vetos, la izquierda del PSOE amenaza con el «sorpasso», se han grabado conversaciones de un ministro en su propio despacho y el Brexit ha hecho saltar todas las alarmas. La aritmética se complica de forma exponencial. Las hipótesis son muchas y dispares. La fidelidad de los votantes es alta. Una gran mayoría repetirá su voto. Los que dudan, la participación y la decisión final de los indecisos harán bailar una cincuentena de diputados. Son los que separan la gloria de la derrota. Son los que definirán el futuro político de España. Como en los dameros malditos, escenarios múltiples. Y todos posibles.

1.- El PP supera el 30% de los votos y los 123 diputados. Rajoy consolida su liderazgo interno al volver a ganar de forma solvente las elecciones. La misma noche electoral llama a Sánchez y a Rivera para garantizar la investidura.

2.- El PP gana con más votos, pero obtiene menos diputados. La victoria se antoja insuficiente y los acuerdos de gobierno, difíciles. Se abre la posibilidad de unas terceras elecciones.

3.- El PP se hunde. Gana las elecciones, pero sus posibilidades de gobernar se alejan ante una mayoría casi absoluta del bloque de izquierdas. Pierde votos y pierde escaños. Rajoy se plantea su retirada y dar paso a un nuevo líder. Los populares pueden abstenerse y permitir un gobierno de PSOE y Ciudadanos.

4.- El PSOE se hunde ante Podemos. Los morados se sitúan como segunda fuerza muy por encima de los socialistas. Las presiones para que Sánchez abandone se producen la misma noche electoral. El PSOE abre la posibilidad de abstención a un gobierno de la fuerza más votada mientras inicia su proceso de renovación.

5.- Sánchez evita el «sorpasso» y el PSOE sigue siendo la fuerza hegemónica de la izquierda. El líder socialista se dispone a liderar un nuevo gobierno, ante la fragilidad del PP, repitiendo la fórmula de gobierno de las fuerzas del cambio, Podemos y Ciudadanos.

6.- Empate entre socialistas y podemitas en número de diputados. Las dos fuerzas en puertas de la mayoría absoluta abren negociaciones. Sánchez afianza su liderazgo en el PSOE, convoca congreso y primarias.

7.- Podemos consigue el «sorpasso» lejos de las aspiraciones de Iglesias. En el partido morado surgen voces críticas con su líder, que se apresta a intentar un gobierno de coalición con el PSOE.

8.- Podemos gana en votos al PSOE, pero no en escaños.

Iglesias reivindica los votos para liderar la izquierda. Sánchez le niega el protagonismo. Se cierra la posibilidad de un gobierno del bloque de izquierdas.

9.- Podemos pierde ante el PSOE. Ni «sorpasso» en votos ni en escaños. Los morados entran en crisis y sus convergencias, con victorias reseñables en Cataluña, País Vasco, Comunidad Valenciana y Galicia, ponen en entredicho la estrategia de Iglesias. Errejón gana peso. Los morados se aprestan a pasar a la oposición y esperar mejor momento.

10.- Iglesias gana las elecciones. No solamente gana al PSOE, sino que supera al PP. El mapa político español gira 180 grados. Sánchez dimite y se abre la incógnita sobre el papel del PSOE. Rajoy abandona el liderazgo del PP.

11.- La coalición de Unidos Podemos no alcanza sus expectativas. Revuelta en Izquierda Unida por la política de Garzón. Los críticos plantean tener grupo propio en el congreso.

12.- Albert Rivera se convierte en pieza clave. Consigue superar sus 40 escaños en detrimento de los socialistas. Junto con un PP, que mantiene sus fuerzas, se aprestan a un gobierno que supere la investidura con la abstención de los socialistas sin la participación de Mariano Rajoy.

13.- Ciudadanos pincha. Mantiene unos resultados que saben a derrota. Rivera se atrinchera en intentar un gobierno junto a socialistas y populares con el objetivo de evitar una coalición de izquierdas. Vuelve a surgir para la presidencia el nombre de un independiente.

14.- Albert Rivera pierde escaños. Los naranjas abandonan sus pactos con los socialistas y se aprestan a dar apoyo a un gobierno del PP en minoría.

15.- La situación apenas varía. Los partidos se aprestan a una dura negociación que cierre la puerta a una nueva convocatoria electoral.

16.- Convergencia pierde el liderazgo soberanista. Se acentúa la crisis en el partido que debe refundarse en el mes de julio tras la pérdida de grupo parlamentario.

17.- Esquerra gana a Convergència, pero queda lejos de la convergencia catalana de Podemos. Junqueras valora la posibilidad de elecciones en Cataluña sin repetir la fórmula de Junts pel Sí.

18.- El PP gana en Galicia. La presidencia de la Xunta peligra por la suma de PSOE y En Marea.

19.- Podemos gana en el País Vasco en votos y escaños. Sólo el PNV resiste mientras que PP, PSOE y Bildu cosechan los peores resultados de su historia en puertas de las autonómicas.

20.- El PNV gana en Euskadi. Se apresta a hacer valer sus votos en Madrid, claves en la formación de un nuevo gobierno.

21.- El PSOE andaluz gana las elecciones. Susana Díaz se ve con fuerzas para buscar nuevos caminos en Ferraz.

22.- Los socialistas andaluces pierden ante el PP. La líder andaluza se atrinchera en la Junta.

23.- El PP valenciano pierde por primera vez las generales. Compromís y Podemos ganan y aumentan su presión al PSOE de Ximo Puig en la Generalitat.

24.- La gran coalición gana enteros después de unos resultados que hacen imposible un gobierno estable.

25.- Coalición Canaria desaparece del Congreso después de 20 años.

26.- ¿Terceras elecciones? No lo descarten.

Estos escenarios parecen imposibles, pero puede que no lo sean. La noche electoral será larga y larga será la negociación. Todo es posible y nada está escrito.