Los escaños que decidirán el 26-J se juegan en nueve provincias

El voto por provincias. Unidos Podemos puede ganar cinco diputados; el PP perder cuatro y el PSOE, tres

Teruel, Zaragoza, Las Palmas, Toledo, Salamanca, Barcelona, Gerona, Álava y Vizcaya son las nueve provincias donde los grandes partidos se la juegan el domingo. PP, PSOE, Ciudadanos, Unidos Podemos, En Común Podemos, ERC, CDC y PNV pueden ganar o perder representación con respecto a las elecciones del pasado 20 de diciembre y cambiar el mapa político que se dibuje tras el 26-J.

En Teruel, el bipartidismo ha primado hasta ahora con socialistas y populares alternando el poder. Con la hegemonía del PSOE de Felipe González desde 1982 hasta 1996, dos de los escaños turolenses los ganaba el PSOE y el restante se lo quedaban los populares. En las dos legislaturas de José María Aznar, el sur de Aragón vivió un giro a la derecha con dos diputados populares y uno socialista. En los ocho años de Zapatero, Teruel volvió a ser socialista –por dos escaños a uno del PP– y en las dos últimas citas con las urnas –en 2011 y el 20-D– los populares se impusieron con dos diputados. Ahora, la posibilidad de que Unidos Podemos consiga representación privaría al PP de su segundo escaño.

También en territorio aragonés, populares y socialistas perderían un escaño en Zaragoza, que sería para Unidos Podemos, que se haría esta vez con dos representantes, mientras que Ciudadanos mantendría su único diputado de los siete que están en juego.

En Las Palmas, la campaña electoral para el 20-D estuvo trufada de acusaciones y advertencias entre Podemos y PP en busca del descrédito político para arañar unos votos decisivos. Una muestra inequívoca del valor de los ocho diputados que se eligen por Las Palmas y que son un termómetro electoral: el partido que gana en esta provincia también se suele imponer a nivel nacional. En esta ocasión, la coalición de Pablo Iglesias y Alberto Garzón tiene la expectativa de llegar a su tercer escaño en detrimento del PP, que perdería uno de sus dos representantes.

En Toledo, el avance de los populares, que cuentan con una alta fidelidad de voto, les permitiría alcanzar el tercer escaño, pero a expensas del PSOE –con un solo escaño– o dejando a Ciudadanos sin representación.

Las encuestas no son halagüeñas para Unidos Podemos en Salamanca, aunque esta prospectiva de voto sitúa en zona de peligro el único escaño de Ciudadanos en la provincia precisamente ante la expectativa morada de conseguir aquí representación.

En Barcelona, las generales de 2015 vivieron un doble «sorpasso»: el adelanto de En Común Podemos al PSC y el de ERC a Democracia y Libertad (antes CiU), mientras que Ciudadanos empató con el PPC. La sucursal de Podemos en Cataluña tiene ahora la posibilidad de sumar un nuevo escaño, sustraído a ERC. Cataluña vivirá otro duelo en Gerona, donde Ciudadanos podría conseguir su primer escaño a costa de Convergència.

En el País Vasco, Unidos Podemos hereda un parlamentario de Podemos en Álava y amenaza con obtener un segundo representante a costa del PSOE o del PNV, mientras que en Vizcaya, la coalición morada puede aumentar sus escaños a tres, en cuyo caso dejaría al PNV con sólo dos diputados.