Sánchez Llibre: “Nunca hablé de impulsar una subida de impuestos en Madrid”

El presidente de la principal patronal catalana asegura que si el Gobierno deroga la reforma laboral sin acuerdo de los empresarios «no será una reforma sino un cambio del modelo económico»

Josep Sánchez Llibre, presidente de Foment del Treball, la principal organización empresarial catalana
Josep Sánchez Llibre, presidente de Foment del Treball, la principal organización empresarial catalanaCONNIE G. SANTOSLA RAZON

Josep Sánchez Llibre (Vilassar de Mar, 1949) es presidente de la principal patronal catalana, Foment del Treball, desde hace poco más de un año. Desde su llegada, Foment se ha revitalizado y asumido un papel protagonista en la economía catalana. Es además vicepresidente de la empresa familiar, Conservas Dani, una multinacional líder mundial especializada en conservas de berberechos y almejas. Incansable, encuentra sus momentos de relax en la piscina, donde nada 2.500 metros a la semana, y con el buen tiempo en el mar, donde participa en las maratones que se organizan en su Maresme natal. Y eso sí, perico hasta la médula, aunque este año prefiere hablar poco de fútbol porque su querido RCD Español no está en su mejor momento.

–¿Barcelona está KO con la pérdida del Mobile?

–No, en absoluto. El Mobile se anuló por causas de fuerza mayor, por el efecto del virus del pánico. En pocos días, diferentes expositores cancelaron su presencia y abocaron a la suspensión. Barcelona estuvo en shock, es lógico, por las consecuencias económicas que comportaba la cancelación. Pero, nos vamos a reponer rápidamente, por nuestra capacidad emprendedora y por el apoyo del Gobierno central y del conjunto de las administraciones. De hecho, esta semana empieza el Barcelona Tech Spirit, en el que participan las «start apps», conjuntamente con fondos de inversión, para continuar liderando el sector de la innovación, digital y nuevas tecnologías. Vamos a sobreponernos y vamos a hacer un gran Mobile en 2021.

–¿Tendremos Mobile más allá de 2023 como usted planteó?

–Estamos en plena negociación entre Fira de Barcelona y la patronal GSMA para compensar esta anulación con una prolongación del Mobile en Barcelona. Se negocia de forma discreta, pero al mismo tiempo profunda.

–El Mobile no ha sido víctima de la guerra comercial entre EE UU y China. De hecho, las operadoras chinas estarán en Barcelona para presentar sus nuevos proyectos.

–El Mobile ha sido víctima del virus del pánico. Esta guerra comercial existe y continuará existiendo, pero estas tensiones no deben influir en la continuidad del Mobile.

–Al Mobile se suma otra crisis, la del futuro de la planta Nissan en Barcelona y el futuro del grupo en España y Europa.

–La situación es difícil, pero el Gobierno y la Generalitat están trabajando con complicidad. Además, que Luca de Meo, ex presidente de SEAT, sea el nuevo responsable de Renault-Nissan puede ayudar para encontrar puntos de acuerdo. La solución no es fácil, porque el diálogo pasa por la dirección del grupo en Japón y la continuidad de la producción en Europa. No dude de que cuando Luca de Meo tome posesión tendrá sobre la mesa nuestra demanda de continuidad para Nissan en España.

–En esta capacidad de reacción, ¿podemos incluir el proyecto de Barcelona 2030, los Juegos Olímpicos de Invierno?

–El proyecto de la Barcelona Olímpica en 2030 es importante. El Comité Olímpico Español, la Unión de Federaciones Deportivas Catalanas y Foment del Treball creemos en este proyecto. Estoy plenamente convencido de que tenemos al alcance de la mano que las olimpiadas de invierno de 2030 se celebren en Barcelona y en el Pirineo catalán y aragonés. En sí misma, Barcelona 2030 es un revulsivo importante para esta multisede. Estamos trabajando para que el COE pueda presentar el proyecto al Comité Olímpico Internacional. Somos un proyecto ganador.

–¿Fue importante que el presidente Sánchez lo incorporara a la agenda con la Generalitat?

–Fue importante y demuestra que vamos en la buena dirección. Sería importante también agilizar conversaciones con el Gobierno de Aragón.

–¿Barcelona 2030 no entrará en contradicción con Madrid 2032?

–Ojalá pudiéramos conseguir ambos objetivos. No hay ningún choque. Madrid, si presenta la candidatura, contará siempre con el apoyo de Foment del Treball. Presentar una candidatura no es ganarla, hay que lucharla. Y en esto, ayudaremos con todas nuestras fuerzas. Un proyecto de estas características requiere inversiones, tanto españolas como internacionales, logística… Y todo redunda en favor de la ciudadanía. Si luego somos capaces de conseguir ser sede olímpica, fantástico. Y esto vale para Barcelona 2030 y para Madrid 2032. Son proyectos ilusionantes.

–Hablando de enfrentamientos Madrid-Barcelona. Ha recibido muchas críticas por decir que quiere que se suban los impuestos en Madrid

–Esto es totalmente falso. Nunca he dicho que queríamos impulsar una subida de impuestos en Madrid. La Comunidad de Madrid tiene todo mi respeto, porque soy un convencido de la autonomía fiscal. Lo único que ha hecho Foment es plantear una ofensiva contra las subidas de impuestos de la Generalitat porque estamos en contra de lo que plantea el Gobierno catalán. Estamos en contra no sólo de las subidas impositivas, sino también de la creación de nuevos impuestos. La propuesta es confiscatoria. Nos hemos plantado y decimos basta, ¡prou! No queremos más subidas de impuestos ni para las empresas ni para los ciudadanos.

–Entonces, ¿por qué estas críticas?

–Repito que nunca me he manifestado en la dirección que apunta usted. Lo que dicen no es información, es desinformación. Así lo dije en la Junta de la CEOE y mis compañeros del resto de España entendieron perfectamente mi posición y la posición de Foment.

–¿Ha hablado con el presidente de la patronal madrileña, Miguel Garrido?

–Evidentemente, y la conversación fue amigable y entendió mis planteamientos. Y no solo eso. Le he enviado copia de mis declaraciones, de los planteamientos que hicimos al presidente del Gobierno y de mi última intervención en la Junta de Foment del Treball. En todas estas manifestaciones, nos posicionarmos en contra de la presión fiscal de la Generalitat y se puede ver que jamás me he posicionado a favor de un aumento de impuestos en Madrid. Eso es un insulto a la inteligencia.

–Los que le critican señalan que usted habló de armonización fiscal, o sea unificación de impuestos en toda España.

–Nosotros planteamos un tema concreto, en el que están de acuerdo la mayoría de los empresarios de todas las comunidades. España necesita un nuevo sistema de financiación autonómica, superando el actual sistema, que está anticuado. Necesitamos una nueva herramienta para disponer de los mismos mecanismos para tener una fiscalidad competitiva. Mire, nunca he estado a favor de subir impuestos. Ni a mí ni a otros. Eso ha sido, es y será una insidia. Nosotros tenemos nuestra voz y no vamos a renunciar a ello, pero ante la desinformación seré contundente.

–¿A quién atribuye estos ataques?

–No los entiendo. Siempre he estado abierto al diálogo y siempre he hablado con los medios de comunicación. Siempre doy la cara. En este caso, no me dieron la oportunidad de explicarme. Nunca me pidieron explicaciones sobre estas supuestas declaraciones, y nunca me permitieron explicarme, cosa que sí pude hacer en la CEOE.

–El Consell de Garantias –el Tribunal Constitucional catalán– ha rechazado el decreto de vivienda de la Generalitat que legalizaba la ocupación. ¿Y ahora qué?

–La Generalitat debe hacer caso del dictamen y rectificar no tirando adelante una ley que va en contra de la propiedad privada. Tenemos un problema de vivienda, cierto, pero el problema no se soluciona atacando a la propiedad privada.

–¿En Cataluña existe un conflicto político?

–Foment valora positivamente que se reconozca la existencia de un conflicto político. Porque existe. Y como existe es positivo que el Gobierno lo reconozca. Y valoramos positivamente que para resolverlo se abra una mesa de diálogo. A mí me gustaría que a ese diálogo se sumarán todos los partidos del arco parlamentario, porque esta situación necesita un acuerdo para todos los catalanes, y para todos los españoles.

–¿Hay territorios que se quejan de que la bilateralidad les perjudica?

–Respeto todas las quejas, pero dejemos que el diálogo avance. Los empresarios queremos estabilidad política y económica, tranquilidad y seguridad jurídica. El resultado del diálogo depende de las fuerzas políticas. Cuando haya resultado, si lo hay, daremos nuestra opinión. Que haya diálogo es positivo. La confrontación no nos ha llevado a ninguna parte. La estabilidad nos hará competitivos. La inestabilidad no.

–¿Qué opina sobre las reformas que plantea el Gobierno de Sánchez?

–La reforma laboral fue positiva para la competitividad de la economía porque permitió una «flexiseguridad» que salvó muchos puestos de trabajo y muchas empresas. Ahora, el Gobierno quiere plantear una nueva reforma laboral. Que ha empezado con la derogación del artículo 52, de forma unilateral y no en la mesa de diálogo social. Ha derogado un artículo que el mercado no demanda.

–¿Está de acuerdo en qué se despida a un trabajador de baja?

–Estoy en contra del absentismo profesional. Lo que usted plantea se produce muy poco en el mercado de trabajo. La empresa no aprovecha este espacio. Si repasamos las causas de despido por este motivo son insignificantes. Los empresarios no despiden a los trabajadores enfermos, pero no podemos legalizar el absentismo profesional y menos por Real Decreto. Esperemos que el Gobierno lo tramite como Proyecto de Ley para incluir enmiendas para incluir aspectos como que la Seguridad Social pague los primeros días de baja.

–¿Qué opina sobre la reforma laboral que se avecina?

–Si van en la dirección de querer derogarla sin acuerdo de los empresarios, no estaremos hablando de reforma laboral, estaremos hablando de cambio de nuestro modelo económico, del modelo de economía de mercado, que tendrá efectos muy negativos para el empleo y para nuestra competitividad. Como el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, insto al diálogo y pido al Gobierno que no se precipite. Los empresarios queremos modernizar el mercado laboral. Los sindicatos derogarlo. Solo con el acuerdo saldremos airosos.

–En Cataluña, ¿elecciones para cuándo?

–En Cataluña se aprobarán los presupuestos y luego se convocarán elecciones, cuando siempre es al revés. Esto no pasa en ningún país del mundo. El presidente Torra ha dado por terminada la legislatura y cuánto antes entremos en la normalidad mejor. La fecha de las elecciones pregúnteselo a él. Los empresarios reivindicamos estabilidad y esta situación no es la más propicia.

–¿Después de las elecciones, hay opción de un gobierno no independentista?

–Esto lo deben decidir los catalanes. Yo sólo pido un gobierno estable y con poco ruido.

–Usted viene de Unió Democrática. ¿Ve una candidatura nacionalista, más centrada y menos proclive a la confrontación?

–(Sonríe). Eso lo deben decidir los políticos. Yo veré bien que haya estabilidad, que el Gobierno de España y el de Cataluña se entiendan. Los empresarios siempre estaremos por construir puentes y acercar posiciones. Queremos complicidad entre gobiernos y estabilidad en las políticas.