Fernando Jáuregui: “El PSOE debería intentar incorporar a Yolanda Díaz”

El periodista y escritor reniega de la coalición con Podemos, un pacto “que no ha sido bueno” y que Sánchez debería haberse “cargado” en la remodelación del Gobierno de 2021

Entrevista con Fernando Jáuregui
Entrevista con Fernando Jáuregui FOTO: Alberto R. Roldán La Razón

Fernando Jáuregui (Santander, 1950), con una dilatada carrera en el periodismo político, reconstruye en “La Foto del Palace” (La Esfera de los Libros) 40 años de historia del PSOE, desde la victoria de Felipe González hasta Pedro Sánchez.

40 años desde la victoria de Felipe González, ¿qué queda de ese PSOE?

Queda el PSOE, que sigue siendo un pedazo de partido. El que mayor historia tiene, el que más sedes tiene en España y el que mayor militancia tiene, que, para mi sorpresa mantiene un indudable entusiasmo. Es lo que Pedro Sánchez aprovechó frente a la cúpula de su partido en 2017. Esa militancia sigue existiendo y eso para un partido es un activo muy importante. Por eso el partido no se ha roto.

¿El que sí ha roto con el pasado es Pedro Sánchez?

Ahora intenta recuperarlo. Sánchez va agarrarse ahora a la estela de los 40 años de la victoria de Felipe González. El Gobierno va a homenajearlo porque el pasado en el PSOE cuenta mucho.

¿Qué relación existe a día de hoy entre ellos?

Yo le pregunté a Felipe González, la última vez que le vi, por qué había ido al 40º Congreso de octubre del PSOE, después de haberse dicho de todo, y lo que me dijo fue que “aunque tú no te lo creas, yo sigo siendo del PSOE”. Para entonces ya se hablaban bastante y creo que han llegado una serie de compromisos de funcionamiento, porque ambas partes quieren que el PSOE siga manteniéndose así. Yo creí que era una socialdemocratización mayor del partido, pero por lo que estamos viendo, no.

Ahora asistimos a un giro a la izquierda...

Eso es. En el 40º Congreso pregunté a no menos de 60 compromisarios que estaban allí qué les parecían los pactos con Bildu y ni uno falló, a todos les parecía mal. Este es un tema peligroso para Sánchez, porque una cosa es lo que se diga en Moncloa y otra cosa es lo que se diga en los territorios. A nadie le gusta eso y a la hora de las elecciones va a tener una traducción.

¿Le pueden pasar mayor factura los pactos con Bildu que la inflación?

Vamos a ver en qué queda la inflación dentro de un año, pero el pacto con Bildu va a seguir ahí, lo va a mantener. Las encuestas dicen lo que dicen y en la calle percibes el hartazgo de esta manera de gobernar.

Felipe González empezó a querer irse a partir de 1992 y lo hizo saber; Zapatero convocó elecciones anticipadas, forzado por la crisis; Sánchez repite que agotará el mandato...

Hay dos cosas en las que un presidente del Gobierno puede mentir: en que no va a remodelar su gobierno y en si va o no a agotar la legislatura. Pedro Sánchez ha dicho muchas cosas que luego no han sido. Tiene un pecado de origen que es que convocó unas elecciones en noviembre de 2019, diciendo que las hacía para evitar hacer exactamente lo que hizo al día siguiente de las elecciones, es decir, pactar con Unidas Podemos, que entonces era pactar Pablo Iglesias. Me consta que mucha gente que votó al PSOE precisamente para evitar ese pacto que luego se dio.

Pero Sánchez no sacó más escaños en noviembre que en abril...

Se podían haber repetido elecciones o se podían haber buscado otras soluciones, pero se dio ese pacto que yo creo que no ha sido bueno. El PP debería haber dejado gobernar al PSOE, que fue el que ganó las elecciones. Soy partidario de la gran coalición alemana desde hace mucho tiempo y si hubiésemos tenido esa gran coalición no tendríamos ni el problema catalán ni tendríamos el problema que luego significó el pluripartidismo con Podemos y con Vox.

El problema de la credibilidad...

Si fuese imprescindible, quizá no agotaría la legislatura.

¿Es Sánchez un presidente agotado?

Yo fui uno de los idiotas, que en su momento dijeron que Sánchez estaba muerto y él no lo sabía. Y no, no estaba muerto. Ahora decir que está agotado, no lo sé. Desde luego nadie ha sufrido o ha experimentado un proceso para llegar al poder semejante al suyo.

Ha eliminado todos los contrapesos del partido, ¿hay recambio para el líder?

Ese es el problema, que cuando tu eliminas la oposición interna eliminas también al delfín. No hay sucesor de Pedro Sánchez, lo cual no significa casi nada, porque de alguna manera siempre surge. Naturalmente que surgirá alguien después de Sánchez y naturalmente que ahora mismo no tenemos ni puñetera idea de quién será. Porque el PSOE sigue, el liderazgo en el PSOE es lo que está fallando ahora. Sánchez es una persona muy contestada, a la que se ama o se odia y cada vez hay más de los segundos que de los primeros.

Sánchez barrió a sus “segundos escalones” en la crisis de Gobierno de 2021, ¿cometió un error?

La remodelación ha tenido poco recorrido, poco fuste. Es verdad que ahora mismo el Gobierno tiene figuras de cierto prestigio y cierto valor, pero es verdad también que esa remodelación tendría que haber sido mucho más profunda o tendría que haberse cargado sin más una coalición que, de hecho, no existe. Esa coalición no tiene ningún recorrido.

¿Es partidario de que se rompa la coalición antes de las elecciones?

Yo creo que la coalición no ha sido buena, no han reportado más que quiebras, debates absurdos, querellas y disidencias.

¿Sánchez está solo?

La soledad de La Moncloa debe ser una soledad muy gorda, eres la máxima instancia, después ya no hay más. Eres el último teléfono al que se llama y si no tienes a un segundo... Sánchez no tiene nada de eso. Yo le veo solísimo. Hay una serie de gente periférica, que no tienen despacho en La Moncloa, que le asesoran, le llevan, le traen, pero él, cuando se carga a Iván Redondo, a José Luis Ábalos y a Carmen Calvo, se queda muy solo.

¿Qué hubiera pasado si Susana Díaz hubiera ganado las primarias? ¿PSOE estaría ahora en la oposición?

Sí, no hubiese habido esa moción de censura. Seguramente no habría esos pactos de Gobierno Frankenstein, que llamó Rubalcaba. El PSOE estaría en la oposición y seguramente Mariano Rajoy estaría todavía en el Gobierno.

¿Hay poderes ocultos que quieren derrocar a este Gobierno?

Este Gobierno se empeña en crear poderes no tan ocultos que se convierten en sus enemigos. No sé quién aconseja la estrategia a Sánchez de declarar sus enemigos a los poderosos a Ana Patricia Botín, a Ignacio Sánchez Galán... No lo entiendo. Me parece una estrategia profundamente equivocada que, seguramente, tiene asesores fuera de La Moncloa. No sé quién diablos le está aconsejando todo eso, ese frentismo que está abriendo te hace perder elecciones.

Page ha enmendado la estrategia de pactos, Puig el discurso fiscal... De aquí a las municipales hay que esperar un “sálvese quien pueda” en el PSOE.

Los presidentes autonómicos tienen que ganar sus elecciones, los alcaldes tienen que ganar sus elecciones y una estrategia equivocada de comunicación puede hacerte perder las elecciones. Yo creo que Pedro Sánchez todavía es un valor, es un activo, pero allí donde va hay gente que le aplaude y gente que le abuchea. Ha ahondado el frente de las dos Españas y en una campaña electoral eso no es nada bueno.

¿Veremos pronto a una mujer como presidenta del Gobierno?

España está perfectamente preparada para tener una presidenta del Gobierno. Para ser más claro todavía te diré que creo que un gran negocio para el PSOE sería intentar incorporar a Yolanda Díaz, sería una operación interesante.