Archivan la querella contra el embajador en Kabul por el atentado de 2015

El juez niega la existencia de una acción concreta «omitida, intencional o imprudente» por parte del embajador.

Un miembro de seguridad, junto a la embajada española en Kabul (Afganistán)
Un miembro de seguridad, junto a la embajada española en Kabul (Afganistán)

El juez niega la existencia de una acción concreta «omitida, intencional o imprudente» por parte del embajador.

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha archivado la querella contra el embajador de España en Kabul, Emilio Pérez de Agreda, admitida en noviembre de 2016 por posibles delitos de homicidio imprudente y siete en grado de tentativa, por la falta de medidas de seguridad en el atentado contra la embajada en Afganistán cometido el 11 de diciembre de 2015 y en el que murieron dos policías.

En su auto de apenas dos páginas, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 1 concluye que la investigación conduce a negar la existencia de una acción concreta "omitida, intencional o imprudente"por parte del embajador y del segundo máximo responsable de la legación, Oriol Solá.

Añade que ninguno de los dos habrían llevado a cabo "ninguna acción generadora de un riesgo no permitido, ni ostentaban ni asumía la condición de garantes de que el resultado no se produjera, de forma que el desgraciado siniestro no habría podido ser evitado mediante una hipotética acción omitida".