Actualidad

Barberá deja el PP pero no su escaño tras una tensa llamada de Cospedal

Cospedal tuvo que intervenir ante la negativa de la valenciana a presentar su renuncia pese a la presión. Génova quería que renunciase a todo, pero la senadora acabó negociando un comunicado para cerrar la crisis

Rita Barberá ha causado baja como militante del PP a petición de la dirección nacional, pero mantendrá el escaño de senadora, según informa en un comunicado, tal y como ha adelantado LA RAZÓN.

Publicidad

Dura jornada ayer en Génova sostenida en el pulso con Rita Barberá. El cruce de llamadas subidas de tono se saldó, al final, con el resultado de que Mariano Rajoy pudo dar aire al PP al forzar a Rita Barberá a solicitar su baja en el partido. Pero no suelta su acta de senadora en lo que deja margen a la interpretación de que es un «golpe» directo contra la autoridad nacional de su formación. La dirección popular quería también el escaño, aunque la solución, al menos, es un respiro después de una «agotadora batalla» con la ex alcaldesa de Valencia, que acabó sacando de quicio a la organización popular en la jornada de ayer. Rotos los puentes con sus interlocutores en Génova, ella había llegado a asegurar que para irse tendría que pedírselo el presidente del Gobierno en funciones. De hecho, el problema con Barberá había acabado convirtiéndose en un pulso a la autoridad interna de Rajoy, ya que el PP demandaba mayoritariamente su renuncia, y, al mismo tiempo, sabía que ésta no iba a producirse sin la intervención del líder nacional. Ayer medió en la «guerra» la secretaria general, María Dolores de Cospedal.

La salida de Barberá del PP, conservando el acta, es una solución parcial, pero Génova no tenía manera de obligarle a renunciar a ella. Y sirve para que el partido reponga fuerzas ante los sobresaltos de los últimos días, ahí cuenta el «caso Soria», con la confianza puesta en mantener la mayoría absoluta en Galicia. Hoy ese reto es el «rubicón» del PP, e incluso en medios populares admiten que si no se consigue puede que haya «movidilla» interna. Todo está al servicio de ese objetivo en la estructura popular. La otra esperanza es que Andalucía consiga mover a Pedro Sánchez. Sobre todo en Moncloa están convencidos de que esta vez Susana Díaz, presidenta de la Junta, sí va a dar el paso después de «amagar tantas veces» . «Están pasando cosas. Hay movimientos en Andalucía, y hay movimientos de los empresarios. De aquí a octubre ocurrirán cosas, y lo que suceda en las elecciones es fundamental», sentencian en medios gubernamentales.

En lo que afecta al problema valenciano, la clave está en que hasta ahora nunca se había producido tal movimiento de presión a favor de la renuncia de Barberá, y eso que la «operación Taula» arrastra desde principios del año pasado y fue una carga para el PP en las elecciones autonómicas y municipales, y en las dos elecciones generales. La situación política es tan delicada y difícil que ha acabado por afectar también a la capacidad de aguante de los populares. Se vio con el «caso Soria», y ha vuelto a producirse con Barberá. Ayer lo explicaba un alto cargo de Moncloa: «Ya da igual si hasta se es injusto. Ella tiene que entender que en este contexto político se tiene que ir. Aunque la absuelvan. Ya no es un problema jurídico, sino estrictamente político». Rajoy ha tenido que renunciar a su principio de cabecera en el que siempre ha justificado su paciencia a la hora de empujar a irse a sus compañeros de partido: el de que por encima de todo estaba la presunción de inocencia y la necesidad de ser justo. En este envite se jugaba el pacto con Ciudadanos, la gobernabilidad y, por supuesto, sus expectativas electorales el 25-S.

El problema es que la solución no ha podido ser de mutuo acuerdo, y así se hizo notar en el comunicado en el que Barberá anunció su decisión de solicitar formalmente su baja en el PP, bajo la presión extrema de su partido para que diese un paso atrás, pero sin renunciar a su acta de senadora por designación autonómica. Esto supone que pasa al Grupo Mixto, y que mantiene, por tanto, el aforamiento durante el tiempo que dure la legislatura valenciana. Su investigación por presunto blanqueo de capitales, en el curso de la «operación Taula», continuará así en el Tribunal Supremo. En su comunicado afirma que el escaño es suyo, y que no tiene la voluntad de dimitir, tal como la ampara la ley, porque lo contrario podría entenderse como una asunción de culpabilidad. Explica que si pide la baja es porque se lo demanda el partido y que con ello da una muestra de su entrega a él. Y evita que nadie se ampare en ella para responsabilizarla de cualquier perjuicio imparable o «para esconder sus resultados políticos y electorales».

Publicidad

Esta salida, después de una batalla cruenta con la dirección nacional, no es lo que, en principio, había planteado a Génova al conocerse el martes la decisión del Alto Tribunal de investigarla por supuesto blanqueo de dinero por parte del grupo popular en el Ayuntamiento de Valencia cuando era alcaldesa de la ciudad. En sus primeras conversaciones, lo que trasladó fue su disposición a abrir un periodo de reflexión y que si se iba, se iba del todo. «Entera», explicó a sus interlocutores. Pero según fue revisando la situación, su decisión se inclinó del lado de no ceder a las presiones de la dirección de su partido con la justificación de que detrás de la investigación judicial sólo hay una conspiración en su contra. La Sala Segunda del Tribunal Supremo abrió causa contra Barberá por un presunto delito de blanqueo de capitales. En una investigación que se deriva de la cuestión elevada al Alto Tribunal el pasado abril por el Juzgado de Instrucción 18 de Valencia, en el marco del denominado «caso Taula», que apuntaba a la existencia de indicios contra la aforada cuando ésta presidía la corporación municipal de la capital del Turia. La Fiscalía apoyó el pasado 27 de julio la apertura de la investigación. Entre sus empeños ha estado siempre «la obsesión» –explican en Génova– por mantener el aforamiento, que le permite disfrutar de un trato diferenciado del resto de imputados en la causa por blanqueo y delito fiscal que instruye en Valencia el juez Víctor Gómez. En la Comunidad Valenciana, los senadores elegidos por las Cortes lo son mientras está en vigor la legislatura autonómica.

En el partido asumen que «se están juntando demasiadas cosas y que la solución no es la mejor, pero sí la única posible ya a estas alturas». Alfonso Alonso, José Manuel García-Margallo y Cristina Cifuentes fueron algunas de las voces que ayer caldearon en público la presión sobre la ex alcaldesa mientras todo el partido estaba pendiente del comunicado que iba a emitir a las doce de la mañana y que retrasó, en el tira y afloja con Génova, hasta primera hora de la tarde.

Publicidad

Texto íntegro del comunicado de Rita Barberá