Blesa, agredido tras declarar ante el juez

El juez Juan Antonio Toro ha decidido no retirar el pasaporte, tras tomarle declaración, al expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, que ha sufrido el impacto de una pancarta que portaban los preferentistas en el tumulto que se ha formado a su salida de los juzgados de Plaza de Castilla.

El exbanquero ha vivido momentos de gran tensión al abandonar la sede de los juzgados de instrucción de Madrid en la Plaza de Castilla, ante la nube de periodistas y de afectados por la compra de participaciones preferentes que se ha agolpado ante el edificio. Los preferentistas, concentrados desde primera hora de la mañana, le han increpado. En la aglomeración una pancarta ha volado sobre la multitud hasta impactar en la cara del exbanquero que, escoltado por su abogado y por varios agentes antidisturbios, ha llegado con dificultad hasta el coche que le esperaba.

Tras su declaración, el secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernard, ha explicado a los periodistas que su sindicato ha pedido la celebración de una 'vistilla' para pedir la retirada del pasaporte de Blesa, pero el magistrado lo ha rechazado al considerar esta medida demasiado prematura.

Con todo, Manos Limpias ha avanzado su intención de pedir más adelante prisión provisional para Blesa y que ya ha demandado que los correos electrónicos corporativos de los exdirectivos de Caja Madrid imputados se incorporen a la causa por la compra del City National Bank de Florida.

"Podremos extraer información de los tejes y manejes de Miguel Blesa en Caja Madrid", ha afirmado Bernard, que ha celebrado el "cambio radical"que ha constatado en la Fiscalía, ante quien ha sido "el mayor depredador del sistema financiero español".

Blesa ha empezado a declarar las 10.00 de la mañana tras solicitar el juez la presencia de efectivos de la Policía Municipal de Madrid, que se han apostado a ambos extremos del pasillo donde se encuentra su juzgado, con el fin de mantener alejados a los periodistas.

Sin embargo, un pequeño grupo de jubilados ha logrado colarse en el pasillo con la intención de verle, pero los policías les han pedido la identificación y, al comprobar que no tenían citación alguna para el juzgado, los han conminado a marcharse.

El exbanquero ha llegado trajeado, con gafas de sol que le cubrían un apósito blanco en la ceja y el ojo izquierdo. En la puerta principal de los juzgados de instrucción aguardaba la mayoría de manifestantes, personas mayores que al grito de "Blesa delincuente, Silva inocente", portaban pancartas en las que se podía leer 'Blesa ladrón, vuelve a prisión' y 'Justicia'.